INICIO BIOGRAFÍAS PUBLICADASABREVIATURASBIBLIOGRAFÍAENLACESCONTACTO

  

 

 

FERNANDO DeVIZCAYA COMO EL VIENTO

 

 

 

150907

 

amigos,

 

   este piloto automovilista no fue un  número uno,  pero su palmarés en una conocida carrera en cuesta es inigualable. Ahora se cumple el 75º aniversario de su muerte.

 

hastaluego

 

 

 

Fernando  DeVIZCAYA   (1895 – 1932)      España/Alemania/Francia      111198 actualizado 250215

 

 

In memoriam

Óscar Ojinaga Bilbao (1925-2015)

(foto Otero)

 

 

Equipo de Rugby de la Escuela de Ingenieros Leandro J. de Torróntegui, de Bilbao,

campeón de España en Sevilla 1972 (archivo Enrique Uriarte)

 

 

"Hubo un hombre que trató de

correr más rápido que el viento

que sopla en las alturas."

 

Robert Daley: "Cars at Speed / The Cruel Sport" (1960)

 

 

   Piloto automovilista  amateur  nacido en Alsacia, murió en Septiembre de 1932 en un accidente de aviación (o, según otra fuente, de un fallo cardíaco tras haber aterrizado en el aeropuerto de El Prat del Llobregat). Fernando, que vivía con su familia en Alsacia, viajaba a menudo a España, llegando a residir en Barcelona de forma casi permanente. Sus hermanos Pedro (Pierre) y Andrés (André) de Vizcaya también fueron pilotos aficionados.

 

Fernando DeVIZCAYA, en 1925

(archivo https://fr.wikipedia.org/wiki/Pierre_de_Vizcaya)

 

 

Y sus hermanos: Pierre de Vizcaya (1894-1933), en 1921

y Andrés de Vizcaya (1903-1970), hacia 1960

(archivos Maurice Sauzay y Alberto Mallo)

 

   Fernando competía con la marca Elizalde, para la que quedó 5º en el II Trofeo Armangué 1922 para autociclos de 1.100 cm3 y 7º en el II Premio Peña Rhin del mismo año, en el que también efectuó la Subida a La Mata con un Elizalde Turismo de 4,0 litros. En 1923 es 6º en el III Trofeo Armangué 1.100 cm3, y en la edición del III Premio Peña Rhin de este mismo año año se clasificó 4º, mientras que en el l Gran Premio de Voiturettes celebrado sobre el circuito de Lasarte el 28 de Julio de 1923 acabó 2º con el Elizalde 511 nº 7, por detrás del Bugatti nº 3 de Jean de L’Espée y una décima de segundo por delante del Elizalde nº 8 que llevaba Patricio Satrústegui, a quien Fernando adelantó en última instancia, en la vuelta 31ª de 33, es decir, al final de una carrera de siete horas y media, sin que mediaran, según parece, consignas de equipo. También ganó para su marca la Carrera en Cuesta de La Rabassada de 1923 y de 1924 con los Elizalde 518.

 

 

 

Fernando DeVIZCAYA fue piloto oficial de la marca Elizalde a la manera en que lo eran los gentlemen drivers de la época; es decir, sin sueldo.

Como sabemos, en el II Premio Penya Rhin 1922 para autos de hasta 1,5 l se clasificó 7º, 6º en el III Trofeo Armangué 1923 y 4º en el III Gran Premio Peña Rhin 1923; el equipo Elizalde que se presentaba en esta última prueba lo vemos en la primera fotografía, donde Fernando es el primero por la izquierda.

Más importantes para la marca y para él serían sus dos victorias absolutas en la Subida de La Rabassada 1923 y 1924, en las que participaba clase > 3,5 l.

Durante los entrenamientos de esta última prueba se accidentó seriamente Arturo-Luis Elizalde, lo que movió al patrón, Arturo Elizalde Rouvier, a abandonar las competiciones. En la última foto vemos a Arturo-Luis Elizalde durante los entrenamientos para la Copa del RACC de la Pujada a l’Ordal 1918, carrera en la que fue 3º con su Elizalde

(archivos Alberto Mallo, motorhistoria.blogspot.com.es y Javier del Arco)

 

   Con la retirada de la Elizalde, Fernando se pasa a la marca Bugatti, con la que su familia mantenía fuertes vínculos y de la que sería, más tarde, representante en Cataluña. En el ll Gran Premio de Guipúzcoa de Turismos, celebrado el miércoles 24 de Septiembre de 1924 dentro de la Gran Semana Automovilista/ll Circuito Automovilista de San Sebastián, conseguirá Fernando de Vizcaya clasificarse después de una carrera agónica: en la 2ª vuelta se perfora y vacía el depósito de combustible; se detiene en el stand y, al no poder sellar el tanque después de media hora de intentar detener la fuga, vuelve a salir con un bidón de diez litros que su mecánico, Miralles, tiene que sostener en vilo por encima del carburador, soplando de vez en cuando por su boca de llenado para apremiar la alimentación por gravedad.

 

 

 

Se aprecia en esta fotografía el heroico esfuerzo de Fernando DeVIZCAYA/Miralles en Lasarte 1924 con el Bugatti nº 22, sobre una calzada anegada y sosteniendo a pulso el jerrican de gasolina

(poster de E. Lagarde, archivos Ángel Elberdín en su obra  “El Circuito de Lasarte”, Alberto Mallo y César Oliver)

 

   De esta guisa, y bajo una lluvia incesante, recorren los 300 kilómetros restantes (en total fueron cinco horas de carrera), consiguiendo clasificarse en la 4ª (y última) plaza de los 2,0 litros, tras Matthys y Springel (ambos con Bignan) y el Diatto de Alfieri Maserati. Para no llegar fuera de control y tras haber renovado el bidón por otro lleno, Fernando ha realizado un gran esfuerzo en la última vuelta, logrando la mejor marca de la carrera (11 mn 3,9 s, a 96,6 Km/h). Parece obvio que, sin tanto inconveniente, la clasificación del Bugatti nº 22 habría sido mejor. Naturalmente, el héroe de la jornada resultó ser Miralles, que fue felicitado por el príncipe de Asturias, condecorado con una medalla de oro por la organización y gratificado con mil pesetas que le entregó en persona Ettore Bugatti.

 

   El domingo 3 de Mayo de 1925, Fernando (también denominado Fernand o Ferdinand en diversos textos, así como Von Vizcaya, De Vizcaja y alguna otra variante) participa en la XVl Targa Florio con el Bugatti Type 35 nº 10, con el que sólo cubre 3 vueltas (su hermano Pierre llevaba el nº 9, con el que fue 4º absoluto en la Targa Florio, 2º de clase y 3º en la Coppa Florio). Ese año, Fernando es 6º en el Grand Prix de Francia (ante Pierre, que ha entrado 7º) y 2º con un Bugatti Type 37 en el Grand Prix de Italia de Monza en categoría 1.500 cm3 (veturette), tras el Bugatti de Meo Costantini (Fernando fue 6º scratch, y su hermano Pierre, 8º con un Type 39). En el lll Gran Premio de San Sebastián, disputado el 19 de Septiembre de 1925, su Bugatti nº 16 se clasifica en 5ª posición, a 112,2 Km/h y 17 minutos por detrás del de Pierre, que lleva el dorsal nº 14.

 

 

Una foto autografiada por Fernando DeVIZCAYA que lo muestra en la Targa Florio 1925 con el Bugatti Type 35 nº 10 con el que se retiró en la 4ª vuelta, aunque en algún sitio se le da como clasificado 9º (en realidad, sólo seis autos terminaron la carrera, siendo el 1º el Bugatti Type 35 nº 8 de Meo Costantini, a 71,6 Km/h, y el 6º, el Alfa Romeo RLTF nº 18 de Guido Ginaldi)

(archivos www.forum-auto.com, vía Karino, y http://www.targapedia.com/targa-florio/1920s/targa-florio-1925)

 

   A partir de 1926, Fernando de Vizcaya se retira prácticamente de la competición, tras una victoria en Sitges con su Bugatti 1,5 l, aunque en 1927 aún lograría su quinta victoria consecutiva en la VI Subida de La Rabassada, prueba que se había convertido en su feudo, puesto que, tras las dos primeras victorias con Elizalde, se la había anotado también en 1925 y 1926 al volante de un Bugatti 2,0 litros.

 

Trazado de la Subida a La Rabassada

(archivo Javier del Arco)

 

   Es de señalar que en la IV edición de la subida, la de 1925, ganó en dos categorías (carrera y sport, con dos Bugatti distintos), y en la de 1926, con el Bugatti 1,5 l batió al as francés Robert Benoist, especialista en subidas. En cada edición de la prueba mejoró su marca, subiendo el record de 65,1 Km/h en 1923 hasta 71,7 Km/h cuatro años más tarde. Siempre en su terreno, el  "rey de La Rabassada"  lograría el 20 de Mayo de 1928 su última victoria en aquel escenario: la I Cursa Sant Cugat/La Rabassada (en el trazado ascendente desde el otro lado de la montaña), con un Bugatti 2,0 l y a 84,9 Km/h.

 

Fernando DeVIZCAYA gana la I Cursa San Cugat/La Rabassada 1928

(archivo RFME)

 

   Ya semi-retirado, en 1932 aún acumula otra victoria en Sitges, la de la Copa de Pascua sobre el autódromo de Terramar. Y a La Rabassada volvió en 1933 y fue 2º. El automovilismo le debe algo más a Fernando DeVizcaya. Acompañado de Rudi Caracciola (quien había acudido a Barcelona para participar –y ganar– en la Cursa de La Rabassada 1931), recorría Fernando las instalaciones de la Exposición Universal que se había celebrado en Montjuich dos años antes cuando atendió a los comentarios de Rudi sobre el magnífico circuito de Grand Prix que podría establecerse en las avenidas y carreteras de la colina barcelonesa (la  Montaña Mágica,  de 173 m de altura sobre el nivel del mar), surcadas de curvas de todo radio, una recta en pendiente y una escalofriante bajada hacia La Font del Gat.

 

Rudi Caracciola

(archivo R. W. Schlegelmilch)

 

   Fernando expuso y defendió la idea en la Peña Rhin y otras instancias, y el domingo 25 de Junio de 1933 se disputaba allí la I Copa Barcelona/IV Gran Premi Penya Rhin, inaugurando una interesante trayectoria que duró 42 años y que concluyó (para coches) con el gravísimo accidente de Rolf Stommelen en el Grand Prix de España de 1975. Y para motos, tras el accidente mortal de Mingo Parés en 1986.

 

 

El accidente del Hill 371/Lola-Ford Cosworth DFV V8 nº 22 de Rolf Stommelen en Montjuich 1975 fue terrible. Aunque el piloto salvó la vida, causó muertos y condenó al circuito a su anulación para carreras de automóviles

(archivos forum.sports.sina.com.cn y fotos de Carlos de Miguel en “Velocidad”)

 

 

La avenida Reina María Cristina, acceso principal al recinto ferial desde la plaza de España, fue parte del circuito de Montjuich en una de sus versiones.

En la foto, perspectiva de la avenida en 1987

(plano archivo Javier del Arco y foto Alejandro González)

 

Montjuich/Montjuïc revive en 2007

(de "Auto Hebdo Sport")

 

 

Fernando DeVIZCAYA (1895–1932)

(archivos Ángel Elberdín y Alberto Mallo)

 

 

Alberto Mallo: Diccionario, pg. 338

Javier del Arco: "40 Años de Montjuïc", pg. 17 y 572

 

 

No Mirando a Nuestro Daño

(Todos los Pilotos Muertos)