INICIO BIOGRAFÍAS PUBLICADASABREVIATURASBIBLIOGRAFÍAENLACESCONTACTO

 

 

 

SYLVESTER H. ROPER - IMPORTANTE

 

 

 

2303 11

 

amigos,

 

   Roper fue otro de los pioneros. A él se deben los primeros automóviles prácticos a vapor, así como una de las primeras motocicletas. Lo malo es que se mató con ella.

 

hastaluego

 

 

 

Sylvester H.  ROPER   (1823 1896)      USA      260206 actualizado 230919

 

 

dedicado a María Rosario

 

Kalulu (1865-1877) en 1872

(archivo “The Missing Chapter”)

 

 

James Hayter, Burt Lancaster y Nick Cravat

en “The Crimson Pirate”, 1952, Robert Siodmak, © Warner Bros.

 

 

Entrevistador:

 

   –¿Es importante para usted tener sentido del humor?

 

Robert Mitchum:

 

   –Es la salvación.

 

[en “#LNTLeyendasHollywood: James Stewart – Robert Michum,

The Two Faces of America”, de Gregory Monro]

 

 

   Siguiendo los pasos de Cugnot, Watt, Murdoch, Trevithick, Griffith, Gordon, Gurney, Pecqueur, Hancock y algunos otros pioneros del automóvil a vapor, en Estados Unidos surgieron varios investigadores que pretendían obtener un locomóvil útil y eficaz. Oliver Evans (de Delaware), Nathan Read (de Massachusetts), Richard Dudgeon, el doctor Carhart, Lucius D. Copeland y Sylvester H. Roper fueron algunos de ellos.

 

El locomóvil de Richard Dudgeon se movía gracias a un motor bicilíndrico de 69 mm x 365 mm, que podìa impulsar al automóvil a unos 15 Km/h

(archivo James Smith)

 

   Hijo de un carrocero instalado en Francestown (Hillsborough, New Hampshire), Sylvester Roper era un inventor profesional, como Édouard Delamare-Deboutteville, los hermanos Stanley o Thomas Alva Edison. Entre 1842 y 1894 había obtenido patentes relativas a sus hallazgos sobre armas de fuego, motores de aire caliente, máquinas de tejer o para fabricar tornillos, escaleras de incendios… Además de los trabajos no suficientemente perfeccionados que no merecían gastar unos dólares en patentarlos. Pero si ha quedado en la Historia es por ser, probablemente, uno de los primeros fabricantes de motocicletas.

 

  Porque sus más importantes trabajos, y los que nos interesan aquí, fueron los relativos a animar carruajes y bicicletas con motores de vapor.

 

   Roper nació en Francestown el 24 de Noviembre de 1823. En 1936 comenzó a construir de forma autodidacta pequeños motores de vapor estacionarios. Y dos años después, un motor para locomotora, aunque nunca había visto una. Tras diversos oficios e inventos, hasta 1859 no fabrica los steamers automóviles. El año siguiente ya tenía un prototipo circulando, y tres años más tarde otro Roper a vapor (bicilíndrico, con caldera de 365 mm, unos 2 HP de potencia, dos plazas, 4 ruedas del mismo diámetro, 244 cm de longitud y 152 cm de anchura, capaz de 40 Km/h) era exhibido por las ferias rurales, donde su autor desafiaba a los vehículos hipomóviles, apostando a que aquel artefacto suyo era más veloz y tenía mayor capacidad de tracción.

 

 

 

El Roper de 1863 era ligero, maniobrable, rápido y fiable –pero no el primer auto norteamericano–

(archivos "Mecánica Popular", “L’Automobile”, James Smith y varios sitios más)

 

   Para aquel país en desarrollo acelerado, la urgencia en disponer de un vehículo automóvil terrestre, que sirviera tanto para desplazamientos rápidos como para transporte de mercancías o máquina auxiliar en la agricultura, movió a las autoridades de Wisconsin a promover la carrera por etapas Green Bay/Madison, dotada de 10.000 $ de premio y que se llevó a cabo en Julio de 1878. Era, quizá, la primera carrera de automóviles de la Historia (propiamente, steam road wagons = furgones de carretera a vapor, como los llamaban entonces, también conocidos como locomóviles desde cuarenta años antes), pero no había ningún Roper en ella.

 

 

 

La Green Bay/Madison 1878 fue ganada por un locomobile Oshkosh

{archivos blog.hemmings, http://www.wisconsinstories.org, Gus (Gustavo Morales) vía Félix Muelas y www.waymarking.com}]

 

   Sin embargo, Sylvester Roper, secundado por su ayudante, el profesor W. W. Austin, también debió participar en competiciones y carreras de pueblo para justificar la superioridad de su artefacto, que no era un pesado locomobile sino más bien un liviano y ágil tílburi motorizado con dirección a cremallera. En sus folletos de propaganda se decía que el vehículo Roper  "(...) funciona de manera silenciosa y suave, con sólo paradas ocasionales para abastecerlo con un cubo de agua o un puñado de leños. Se detiene instantáneamente, vira de inmediato... y es más dócil que un caballo."  Los pistones del steam carriage eran de doble acción y la caldera se situaba bajo el asiento, superpuesta al horno, que se alimentaba con carbón o leña; suponemos que ello serviría también para calefactar al conductor.

 

 

Sylvester ROPER, muy serio, manejando uno de sus steamers durante una exhibición en 1865

(archivo "L'Automobile")

 

 

 

El cuadriciclo a vapor Roper de 1863 se encuentra en el Museo Henry Ford de Dearborn;

y el triciclo de 1869, en el Museo Smithsoniano de Washington.

 (archivo "L'Automobile")

 

   Roper construyó otros varios modelos (hasta diez; entre ellos, el ligero triciclo de 1869, que algunos incluyen en la categoría de motocicleta) y se dedicó también a implantar pequeños motores de vapor en bastidores de bicicleta. Quizá la primera bicicleta motorizada por Roper fue también de 1869. Pero aunque Sylvester Roper es aclamado a menudo como el inventor de la motocicleta de dos ruedas, no debió ser el único ni el primero, puesto que el velocípedo a vapor de Louis-Guillaume Perreux fue patentado en 1871, mientras que la compleja Daimler Einspur con motor de petróleo data de 1885. Aunque no consta que Roper conociera estos rivales.

 

 

Para comparar, este es el velocípedo a vapor Perreux de 1868, patentado en 1871.

La primera motocicleta con motor de combustión interna a petróleo fue la Daimler Einspur Reitwagen, creada por Gottlieb Daimler y Wilhelm Maybach en 1885 (segunda foto)

 (archivos "El Arte de la Motocicleta" y http://mini.43.free.fr)

 

 

Otro de sus automóviles a vapor.

Octavilla prospecto de una de sus exhibiciones en las que utilizaba un buggy a vapor

así como una bicicleta igualmente movida por un motor de vapor,  “la única en el mundo”,

con entradas a 0,25 $.

(archivo https://es.wikipedia.org/wiki/Sylvester_H._Roper)

 

   Roper murió el lunes 1 de Junio de 1896 cuando probaba otra de sus motos a más de 50 Km/h en Charles River Park (Cambridge, Massachusetts). Probablemente (y dada su edad de 72 años), el provecto inventor sufrió un fallo cardíaco antes de accidentarse, con lo que sería el primer piloto-probador de vehículos automóviles muerto en el desempeño de su trabajo, lo mismo que Émile Levassor sería un año más tarde la primera víctima mortal a consecuencia de un accidente de carrera, y Renaud de Montaignac, en 1898, el primer muerto in situ en un lance de competición.

 

   En el obituario dedicado al inventor, constructor y piloto, el periódico local comentaba:  "No pudo resistir la emoción que le produjo correr a casi una milla por minuto mientras se hallaba probando su velocípedo a vapor sobre una pista de tierra cerca de Boston."

 

Noticia de su accidente mortal

con un dibujo de ROPER y su motocicleta de bastidor Columbia y motor a vapor

(archivo https://es.wikipedia.org/wiki/Sylvester_H._Roper)

 

   No creemos que Roper lograra vender muchos de sus autos, pero uno de los primeros ejemplares del steam carriage cuadriciclo Roper de 1863 se hallaba en posesión de W. W. Austin en 1901, cuando vivía en Winthrop (Massachusetts), el cual aún lo utilizaba con total satisfacción, lo que le hacía declarar con entusiasmo:  "Después de miles de millas de uso, todavía es el automóvil a vapor más sencillo, liviano y eficiente jamás construido."  Actualmente, se puede admirar en el museo Henry Ford de Dearborn (Michigan). Tardíamente, Sylvester H. Roper fue incluído en 2002 en el AMA Motorcycle Hall of Fame

 

 

 

Sylvester H. ROPER (18231896)

 

 

Mecánica Popular: Enero de 1966, pg. 95

L’Automobile: Octubre de 1969, pg. 67

Walter J. Boyne: pg. 31

James Smith: pg. 14

Jean Crozier & Armand Muntés: “Automóviles de Época – Sus Inicios”, pg. 12

Jean Crozier: pg. 10

https://es.wikipedia.org/wiki/Sylvester_H._Roper

 

 

No Mirando a Nuestro Daño

(Todos los Pilotos Muertos)