INICIO BIOGRAFÍAS PUBLICADASABREVIATURASBIBLIOGRAFÍAENLACESCONTACTO

 

 

 

VINCENZO FLORIO EL HOMBRE QUE AMABA LAS CARRERAS

 

 

 

180308

 

amigos,

 

   hoy se cumple el 125º aniversario del nacimiento (y el año que viene, el 50º de la muerte) de un personaje controvertido, pero a quien el automovilismo debe mucho: Vincenzo Florio.

 

   Él mismo fue piloto de competición con autos y canoas. Sin embargo, su brillo proviene de su facultad como organizador, de su generosidad de filántropo en su empeño de que Sicilia se convirtiera en un foco del más selecto turismo, al estilo de la Costa Azul.

 

   Su labor resultó facilitada por el hecho de nacer muy rico. Pero, al menos, no se lo gastó  todo  en vino y mujeres, como otros.

 

hastaluego

 

 

 

Vincenzo  FLORIO   (1883 – 1959)      Italia      280198 actualizado 290908

 

 

para Sonia

y para el tipo que vive con ella

 

Steve McQueen y Kitty Kar, en Los Angeles 1961

(© William Claxton)

 

 

 

 

"Mais au fond je lui suis reconnaissant

de t'avoir aimé et bien aimé,

comme elle est contente elle aussi,

j'en suis sûr,

qu'il y ait un homme qui t'aime."

 

Henry de Montherlant (1942)

 

 

   Vincenzo Florio junior, nieto del prohombre calabrés Vincenzo Florio (1799-1868), nació en Palermo el 18 de Marzo de 1883, hijo segundo del hombre más rico de Sicilia, del que quedó huérfano en 1891. Niño mimado y consentido por su madre y por su hermano mayor Ignazio Florio, que se había hecho cargo del imperio familiar, el pequeño Florio recibiría una educación cosmopolita pero colmada de caprichos satisfechos y despilfarro tolerado.

 

Vincenzo FLORIO, ya de pantalón largo pero antes de disponer de motores de explosión

(archivo Mario Grifasi)

 

   Ya adolescente (y hastiado de casi todo), Vincenzo se dedicó a la aerostación en Palermo hasta que, en 1898, su familia adquirió un triciclo DeDion-Bouton, el primer automóvil de Sicilia. Con él, el quinceañero descubrió su auténtica vocación, convirtiéndose en el principal conductor del triciclo, con el que organizó la primera carrera motorizada de la isla, en la que se enfrentaba con su automóvil a un ciclista (que quizá montaba un velomotor) y a un jinete a caballo. Ganó el jinete cuando el motor del DeDion se sobrecalentó.

 

Triciclo a vapor DeDion-Bouton de 1885.

El artilugio había sido patentado dos años antes, pero el utilizado por Vincenzo era, probablemente, más moderno y a petróleo en lugar de a vapor

(archivo Musée National des Arts et Métiers de París en "Auto Rama")

 

   Sin embargo, el veneno estaba dentro y Vincenzo intentó participar en otras carreras de más porte, aunque Ignazio se lo prohibiría. Vincenzo tuvo que esperar un poco. No mucho, porque ya en 1900 dispone de un FIAT 12 HP y recibe lecciones de conducción y mecánica de un prometedor piloto (que llegaría al altar de los más grandes de todos los tiempos), Felice Nazzaro. Poco después y al volante de un FIAT 6 HP Padua, Vincenzo es 2º en la Brescia/Verona/Mantua/Verona/Brescia, tras el Panhard-Levassor 12 HP del barón Alberto Franchetti.

 

   Al ganar la Coppa della Consuma 1903, Felice Nazzaro llevaba un Panhard & Levassor 70 HP perteneciente a Florio. Vincenzo lo había comprado en París (40.000 francos franceses al contado), desairado por el propio Giovanni Agnelli, quien se había negado a facilitarle un FIAT 75 HP oficial semejante al que utilizaba Vincenzo Lancia, con el que Florio quería derrotar al espectacular rival de Nazzaro. Agnelli exigía a Florio la autorización escrita de su madre y de su hermano, con lo que Vincenzo se dirigió a la Panhard & Levassor de París, donde no exigían tanto.

 

   Como acabamos de ver, Nazzaro estrenó el Panhard con buena mano al ganar la Coppa della Consuma ante el FIAT de Storero, y poco después era el propio Vincenzo Florio quien ganaba la Targa Rignano Padua/Bovolenta (a 100 Km/h con el Panhard y venciendo a Vincenzo Lancia y a los otros), lo mismo que había logrado el 7 de Junio el mejor registro en el kilómetro lanzado de Cascine, por delante del Gardner-Serpollet de Dingli.

 

   En seguida, y dado que sus recursos económicos le parecían inagotables, Florio compró un Mércedès 60 HP y otro Panhard, presentándose en la Semana de Brescia 1904, en la que dejó a Nazzaro y a Teste sus Panhard y en la que él terminó 3º con el Mércedès, batido sólo por el FIAT 75 HP de Lancia (370 Km a 115,8 Km/h) y por el Panhard de Teste, pero batiendo a Cagno (FIAT), a Nazzaro y a las demás figuras presentes.

 

 

FLORIO se dispone a cabalgar uno de sus potentes automóviles, vestido ad hoc.

En cambio, estas intrépidas automovilistas (en una postal de 1905) no van tan abrigadas

(archivo “Auto Mundo”, postal de 1905)

 

   En 1905 cuenta con el concurso de Mercanti, Minetti y Bettoni para organizar otro evento automovilistico en Brescia, dentro de la Semana Automovilista, celebrándose el 10 de Septiembre una Coppa Cavaliere Vincenzo Florio sobre el circuito de Montichiari. Copa que gana el marqués Giovanni-Battista Raggio (Itala 100/112 HP), siendo 2º Arthur Duray (DeDietrich 130 HP), mientras que Lancia entra 3º (FIAT 110 HP). Con el Mércedès, Vincenzo Florio no ha podido ser mejor que 9º en su propia prueba. El mejor tiempo en entrenamientos lo había logrado Victor Hémery (Darracq), y la mejor vuelta en carrera, Maurice Fabry (Itala).

 

 

 

 

Esta I Coppa Florio se la llevó Giovanni Battista Raggio (tercera ilustración) al ganar con un Itala 112 HP la prueba principal que clausuraba la Settimana Automobilistica di Brescia 1905. Cubrió unos 500 Km a 104,76 Km/h de promedio.

Arthur Duray se clasificó 2º con el DeDietrich 130 HP de la última foto.

Vincenzo FLORIO fue 9º

(archivo“·Auto Rama”)

 

   El trofeo era la copa que ya hemos visto, pero, para el año siguiente y a la manera de Gordon Bennett o Vanderbilt, Florio está decidido a promover una carrera de categoría internacional en Sicilia, instigado por Henri Desgrange, director de "L'Auto", y aprovechándose de la circunstancia de haber sido nombrado recientemente presidente del Comitato Panormitano de su ciudad.

 

   Será el primer evento en el que se corra una prueba de velocidad sobre las carreteras de montaña sicilianas, apenas holladas antes por los automóviles salvo por los del propio Vincenzo. Y el trofeo no será una copa sino una placa de oro, la  Targa Florio  (además de otros premios por valor de 50.000 liras). El circuito se llamará della Madonie (con múltiples variantes y desarrollos a lo largo del tiempo, pero siempre muy largo) y en él se encontrarán curvas de todo tipo, firmes de todas clases, además de tráfico de carretas y animales sueltos.

 

Citcuito della Madonie, de 148,823 Km, con altutud desde 0 m hasta 1.000 m

(archivo http://www.targaflorio.info/circuiti.htm)

 

   La cobertura periodística correria a cargo del equipo de "L'Auto": el prestigioso Charles Faroux, Lefèvre y el fotógrafo Meurisse. Esta primera Targa Florio 1906 está dedicada a autos de precio de venta inferior a 200.000 liras y fabricados en al menos 10 ejemplares idénticos (un primer concepto de "vehículo de producción en serie"), y la gana Cagno con un nuevo Itala, un 4 cilindros de 130 x 140 mm = 7.433 cm3, 45 HP a 1.250 R/mn. Este auto no demasiado potente se mostraría más resistente y eficaz que los racers de Grand Prix (y el año siguiente ganaría la Peking/París). Ettore Graziani fue 2º en la Targa, 4º Victor Rigal y 5º Pierre DeCaters, todos con Itala. Sólo Paul Bablot pudo intercalar en la 3ª plaza su Berliet. Victor Rigal (recordman y ex campeón motociclista) era el nuevo chófer del  gentiluomo,  cavaliere  (o  cavaliruzzu)  Vincenzo Florio.

 

 

 

El 5 de Mayo de 1906, Vincenzo FLORIO, de pie, conversa con Alessandro Cagno, esforzado vencedor con Itala de la primera Targa Florio.

Él ha participado con este FIAT 24/40 HP nº 1A con el que no ha podido terminar la prueba.

En cambio, Paul Bablot ha sido 3º con su Berliet 24 HP (tercera foto)

(archivos "Auto Rama", https://es.wikipedia.org/wiki/Targa_Florio#/media/Archivo:Fiat_Targa_Florio.jpg y “Auto Mundo”)

 

   El gran Alessandro Cagno obtuvo un promedio de 46,9 Km/h en los 446 Km, lo que da idea de la dureza del recorrido. Habrá que esperar hasta 1961 para que los vencedores (VonTrips/Gendebien) sobrepasen con su Ferrari los 100 Km/h de media sobre el tradicional circuito della Madonie. En 1906 acababa de comenzar una prueba que contará entre las más significativas hasta 1973, año en el que desaparece como carrera de velocidad, aunque seguirá existiendo como rally o como raid histórico.

 

 

http://pilotos-muertos.com/2013/Costantini/Costantini%20Bartolomeo_image036.jpg

La  targa  original de Vincenzo FLORIO, de 1906.

La segunda se utilizó a partir de 1909.

Pero, a veces, Vincenzo mandó hacer una targa específica, como la de la tercera foto, que recoge los nombres de los pilotos del podio en la edición de 1926: Costantini, Minoia y Goux –todos con Bugatti–

(archivos Mario Grifasi, "Auto Rama" y 8000vueltas.com/2011/09/12/targa-florio-parte-3-primeras-tragedias)

 

   Vincenzo Lancia se presentó en el Grand Prix del Automóvil Club de Francia 1906, que se disputaba sobre el circuito de La Sarthe de Le Mans. Esta carrera es considerada por algunos como el I Grand Prix del ACF, pues venía a reemplazar a la Copa Gordon Bennett, cuya última edición había tenido lugar el año anterior. Sin embargo, actualmente se cataloga como el IX Grand Prix del ACF, siendo el primero la carrera de ciudad a ciudad París/Burdeos/París de 1895. La prueba de Le Mans estrenaba reglamento: los autos no debían pesar más de 1.000 Kg, exceptuando otros 7 Kg de exceso tolerado para la magneto. Los derechos de inscripción se cifraban en 5.000 francos franceses por equipo. Disputada en dos mangas, totalizaba 1.239 Km, y la ganó Ferenc Szisz con un Renault 90 HP, seguido de Felice Nazzaro (FIAT), Albert Clément (Clément-Bayard), Jules Barillier (Brasier) y Vincenzo Lancia (FIAT), que entró 2 horas 8 minutos y 4 segundos después que Szisz.

 

Circuito de La Sarthe en 1906, cuando el Grand Prix del ACF.

El ganador fue Ferenc Szisz. Paul Baras firmó la vuelta más rápida con un Brasier (52 mn 19 s, a 118,3 Km/h),

y Vincenzo Lancia se clasificó 5º.

Pero FLORIO, que llevaba el Mércedès nº 6C, tuvo problemas con las ruedas y no terminó

(archivo ACO en http://www.les24heures.fr/histoire/grand-prix-acf-1906)

 

   Además de automovilista, Vincenzo Florio se distinguirá por sus iniciativas para organizar eventos de otra clase (hípicos, aéreos, ciclistas, motonáuticos) que contribuirían a incrementar el flujo de turismo extranjero hacia su isla, a la que quiere convertir en un centro cosmopolita, como una nueva Costa Azul en una “Primavera Siciliana”, aunque como piloto de competición no mostró tanto empuje. Pero aun así se encuentran algunas perlas en su palmarés, además de las ya reseñadas. Tras participar con un FIAT Corsa 130 HP nº F1 en el Grand Prix del ACF 1907, disputado en Dieppe, del que se retiró al quedarse sin embrague, queda 2º en la Copa de Sicilia (o Targa Florio Vetturette) con el DeDion-Bouton nº 4 (tras el Sizaire et Naudin de Naudin), y el 13 de Agosto gana la Gara Vetturette di Palermo con su DeDion, ante el auto gemelo de Giovanni Stabile. En el Premio Imperial del Taunus fue 9º en la primera eliminatoria con un Darracq.

 

Vincenzo FLORIO, en la Copa de Sicilia 1907, que terminó 2º con este despojado DeDion-Bouton nº 4 y un sombrero tirolés

(archivo Alberto Mallo)

 

Esta revista apareció para promocionar la Targa Florio 1907 y el turismo en la isla

(archivo "Auto Rama")

 

 

Anuncio de la II Targa Florio 1907,

con la carrera principal, la de vetturetes y la de canoas automóviles, la  Perla del Mediterráneo.

En esta Targa Florio (del 21 de Abril de 1907), FLORIO tampoco participa como piloto sino únicamente como organizador.

En la fotografía aparece de pie junto al FIAT nº 20B de Nazzaro, que logró la victoria a 54,08 Km/h, ante el FIAT nº 20A de Vincenzo Lancia, el Itala nº 21B de Maurice Fabry y el Lorraine-Dietrich nº 11A de Arthur Duray

(archivos eBay y Javier del Arco en "Fórmula")

 

   En 1908 tampoco compite en su carrera, pero el año siguiente colocará un FIAT 2º en la Targa Florio 1909, tras el SPA del barón F. Ciuppa y ante el Lancia de G. Airoldi. Quizá sea su mejor carrera, aunque hay que señalar que ese año la prueba fue muy corta, sólo 149 Km, y dedicada a pilotos aficionados. Quizá, al no confiar demasiado en sus recursos físicos, Vincenzo ha optado por diseñar esta edición a su medida.

 

 

Vincenzo sale con su FIAT nº 1 en la Targa 1909, en la que se clasificará 2º, tras Francesco Ciuppa, su mejor resultado en esta carrera tan singular, que FLORIO se había empeñado en crear

(archivo http://www.targapedia.com/targa-florio/1900s/targa-florio-1909

foto publicada en "Rapiditas", archivos Giovanni Canestrini, "Auto Rama" y

http://www.targapedia.com/album_targa_florio/1906_1940/1909/TARGA%20FLORIO%201909%20-%20FIAT/slides/1%20Fiat%20-%20%20V.Florio%20(1).html)

 

Nuestro protagonista, en 1910

(archivo de Mario Grifasi en www.geocities.com)

 

   En 1913 vencería Florio en la Copa del Sport Club de Sicilia (circuito de la Madonie) al volante de un Aquila Italiana, mientras que en 1925 será 3º en la Corsa in Salita del Monte Pellegrino (Palermo), llevando un Steyr tras los Bugatti de Albanese y Magistri. Dos años más tarde gana la misma prueba en categoría Turismo Cerrado con un Panhard. Prácticamente, ha dejado la competición, aunque el 6 de Mayo de 1933 aún disputará la Palermo/San Fratello/Taormina, carrera de regularidad de 258 Km en la que vence con un Talbot en clase superior a 1.100 cm3, ante el Ansaldo de Tasca. Y siempre se encontrará vinculado al automovilismo: en 1922 se involucró en la creación del Autódromo de Monza, en 1927 era presidente de la CSAI (Comissione Sportiva Automobilistica Italiana) y en 1955 aún se ocupaba de  su Targa. Tanto el Automóvil Club siciliano como la CSAI tuvieron su sede durante mucho tiempo en la suntuosa mansión de Florio, situada en el chaflán de la Via Catania con el Viale della Libertà.

 

Vincenzo, con Franca Florio en un dibujo de Dudovich

(archivo “Auto Mundo”)

 

 

En las Targa Florio 1927 y 1928, la piloto Elizabeth Junek ofreció muy brillantes actuaciones.

En las fotos es atendida por Vincenzo FLORIO el 6 de Mayo de 1928

(archivo “L’Automobile”)

 

 

FLORIO, con Nuvolari en los '30

(archivos Giovanni Canestrini, Guizzardi & Rizzo y "Auto Rama")

 

Esta vez, el magnate felicita a Antonio Brivio, brillante vencedor de la Targa Florio 1933, a 75,54 Km/h de media con un Alfa Romeo 8c 2.300

(archivo "Auto Rama")

 

Y ahora es a Moss y a Collins, vencedores de la Targa 1955 a 96,2 Km/h, a quienes tiene que felicitar

(archivo "Automobiles Classiques")

 

Aquí, con Fangio

(archivo “L’Automobile”)

 

 Y aquí, con Umberto Maglioli, que ganó tres Targa Florio

 (archivo https://soymotor.com/articulos/umberto-maglioli-el-triunfador-callado-945357)

 

Anuncio de la XLI Targa Florio 1957.

En este año, una terrible mortandad originaría la desaparición como carrera de velocidad en carretera abierta de la Mille Miglia, a pesar de su inmensa popularidad en todo el mundo.

Sin embargo, y aunque el trazado era más difícil y con muchas más trampas (ganado suelto, niños, bandidos, carretas, condiciones climáticas cambiantes en cada tramo, nieve y hielo eventualmente), la Targa Florio resultó escasamente mortífera

(de "Auto Rama")

 

   Ya hemos visto que Vincenzo también se dedicó a la motonáutica, organizando la Copa del Mediterráneo y compitiendo él mismo. Sin embargo, su época de esplendor de mecenas principesco estaba pasando, y su fortuna, ya muy mermada a partir de 1935, sufrirá diferentes alternativas hasta su muerte en una clínica de Epernay el martes 6 de Enero de 1959, día de los reyes. Justo el año anterior,  su  Targa Florio había sido declarada puntuable para el campeonato del mundo de marcas de sport FIA.

 

FLORIO, en la última etapa de su vida

(archivo historicracing.com)

 

   Vincenzo Florio no será un olvidado más. Su apellido se repite cada vez que se nombra la más exigente y pintoresca carrera de velocidad en carretera. Y en numerosos lugares hay placas que lo recuerdan eternamente, como la dedicada por la ciudad de Cerda en su "Floriopolis", inaugurada en la edición 1919 de la Targa Florio

 

 

al cav. VINCENZO FLORIO

che con il suo ingegno e la

sua passione per le corse

automoblistiche rese famoso

il nome di Cerda nel mondo

 

i cittadini di cerda nel 40º

anniversario della morte

posero a perenne ricordo

 

6.1.1959       6.1.1999

 

Monumento a la memoria de Vincenzo FLORIO

y reconocimiento al mecenas en la Floriopolis de Cerda, a los cuarenta años de su fallecimiento

(archivo Mario Grifasi en www.geocities.com)

 

 

 

Para su recuerdo

(archivos Mario Grifasi y libro%20targa)

 

 

 

Vincenzo FLORIO (18831959)

(archivos Mario Grifasi y Giovanni Canestrini)

 

 

Auto Rama: tomo I, pg. 160; tomo 6 (G. C.), pg. 160

Alberto Mallo: diccionario, pg. 130

Derek Avery: pg. 23

historicracing.com

http://www.parrocchie.it/egadi/madrice/rubriche/cmn8802.htm

http://wiem.onet.pl/wiem/00488f.html

Mario Grifasi: "La Leggendaria Targa Florio" (http://www.geocities.com/agrifasi/targaflorioinizio.htm)

Mario Grifasi: "Florio Vincenzo jr." (http://www.geocities.com/agrifasi/floriovincenzojunior.htm)

 

 

No Mirando a Nuestro Daño

(Todos los Pilotos Muertos)