INICIO BIOGRAFÍAS PUBLICADASABREVIATURASBIBLIOGRAFÍAENLACESCONTACTO

 

  

   

 

 

ARTURO KRUUSE AHORA Y EN LA HORA DE NUESTRA MUERTE

 

 

 

111006

 

amigos,

 

   Kruuse fue uno de tantos artesanos con ingenio, uno de aquellos pilotos de talento pero un poco grises, a los que cuesta recordar en sus aniversarios (salvo en la población en la que residían). Hace unos ciento diez años que nació, unos setenta que fue campeón nacional y hoy se cumplen treinta años de su muerte.

 

hastaluego

 

 

 

Arturo  KRUUSE   (1897 – 1976)         Argentina           240204 actualizado 210417

 

 

   "Quand on joue pendant des années à vivre,

il arrive parfois un moment où on a envie

de jouer à mourir..."

 

Roland Fougères (1967)

 

 

   Este infatigable piloto automovilista, rubio y de iris intensamente azules, era también conocido por los dispares apodos de "El Gringo", "El Alemán" o "El Indio Rubio de Zapala", pero en realidad era de origen danés: su padre, Peter Kruuse, llegado de Dinamarca se instaló en 1881 en Viedma, provincia de Río Negro (departamento Adolfo Alsina, Patagonia).

 

 

Sus padres: Peter Kruuse y María Martensen. En 1881, Peter había desembarcado en Viedma, procedente de Dinamarca a bordo del buque  El Cóndor

Arturo KRUUSE, de joven

(archivo http://www.arze-arce.com.ar, vía Karino)

 

   Había nacido Arturo el 11 de Octubre de 1897 en Viedma (aunque luego se afincaría en Zapala, provincia de Neuquén, a unos 740 Km de Viedma y cerca de la frontera con Chile). Fue un inquieto y pintoresco personaje, estudioso autodidacta, mecánico, artesano, zahorí, geólogo, minero, agrimensor, vendedor de aceite y gasolina, representante de Whippet y Plymouth, concesionario de Chrysler, inventor (de un motor rotativo anterior al Wankel)...

 

De Viedma a Zapala.

En una antigua canción se decía:  ”Si yo tuviera plata, me iría a Mar del Plata, / si yo tuviera coche, me iría a Bariloche…”  KRUUSE no tenía plata y se fue a Zapala. Pero allí manejó muchos coches

(de https://www.google.es/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-8#q=distancia+entre+Viedma+y+Zapala+en+Argentina&*)

 

 

 

 

 

 

 

No tenemos idea acerca del motor rotativo ideado por KRUUSE. Pero antes que el Wankel hubo varios otros ingeniosos intentos para diseñar motores de explosión rotativos que, lógicamente, debían ser más eficientes que los de émbolos de movimiento alternativo. Por desgracia, ninguno prosperó.

Sin entrar en descripciones técnicas, aquí se presentan varios tipos de rotativos, gracias a los archivos de “L’Automobile”. Desde arriba hacia abajo:

Colley, Amrin, Krautz, Delver, Gindre, Tchen-Ni-Kia

(de “L’Automobile”)

 

   Hacia 1927 se trasladó Kruuse al barrio Flores de la capital Buenos Aires, donde vivió una breve temporada. Con un Whippet se inicia en el Gran Premio Standard de Mar del Plata, la Florencio Varela/La Plata/Florencio Varela 1927, sin resultado destacable, pero seguría con su trabajo de viajante y vendedor de coches, aceites lubricantes y radios, instalado definitivamente en Zapala, donde ha abierto un taller de asistencia y reparación de automóviles o cualquier otro aparato averiado.

 

Arturo KRUUSE, ya especializado en automóviles, en plena faena

(archivo Gabriel A. Engels)

 

   Aunque seguía dominado por la afición al automovilismo, apenas compitió en los siguientes años, pues no se efectuaban pruebas en su región, y su precaria economía no le permitía disponer de un auto competitivo ni abandonar su taller durante largos desplazamientos. Sin embargo, en 1935 se coronó campeón de Argentina (ante Osvaldo-José Parmiggiani, Carlos Zatuszek, José-E. Gutiérrez, Cástulo Hortal y Ernesto-Hilario Blanco) al vencer en el Gran Premio Internacional de Carretera del ACA, de 4.409 Km en seis etapas, con un Plymouth 6 cilindros nº 39, coupé azul modelo 1934. Se había impuesto a los rápidos Héctor Supicci Sedes y Raúl Riganti, y era la primera vez que ganaba el Gran Premio de Carretera un auto de carrocería cerrada, es decir, con techo metálico, lo que a partir de 1938 sería obligatorio, dando lugar a los famosos coupés de Turismo de Carretera.

 

Ante un único espectador a la vista (más un fotógrafo), Arturo KRUUSE asciende por el camino empedrado de La Calchona durante el Gran Premio Internacional en Marzo de 1935. Asciende hacia la victoria. El 2º fue Cástulo Hortal.

KRUUSE se decidió a participar en el Gran Premio puesto que su recorrido, al internarse en Chile, atravesaba las rutas de una región que él conocía muy bien.

De hecho, era la primera vez que el Gran Premio Argentino de Carretera cruzaba la frontera de Chile, y de ahí lo de Internacional.

El auto era nuevo, un Plymouth coupé de 1934, que no había podido venderse en el concesionario de Buenos Aires. Llevaba un motor de 6 cilindros en línea de carrera larga, 201,3 ci ~ 3.299 cm3, válvulas laterales, cigüeñal de 4 apoyos, compresión 5,8:1, 77 HP a 3.600 R/mn, caja de cambios sincronizados, amortiguadores hidráulicos, batalla de 273 cm, 135 Km/h. La Plymouth ofrecía otro motor algo más performante que, con culata de aluminio y compresión 6,5:1, entregaba 82 HP a 3.600 R/mn. Pero, según Parga, parece que KRUUSE llevaba el motor menos potente, quizá por no serle fácilmente asequible la gasolina de mayor octanaje (sin embargo, el documentado Bonvivant indica que llevaba el de 82 HP con compresión 6,0:1).

Siempre ilustrados por Bonvivant, sabemos que para comprar el coche Arturo invirtió todos sus ahorros, incluso vendiendo el auto que necesitaba para su trabajo de representante ambulante y asistencia en carretera; pero también contó en su adquisición con préstamos obtenidos por sus amigos incondicionales.

La preparación consistió en recortar los guardabarros, eliminar la tapa del maletero, añadir un segundo radiador y dotarlo de depósitos de agua y gasolina suplementarios. Su presupuesto no le alcanzó para blindar los bajos del auto, con objeto de proteger el cárter, la batería y los depósitos. Y quizá esto le ayudó a conseguir la victoria, pues el peso suplementario habría restado prestaciones al modesto Plymouth

(archivo Bonvivant)

 

   La carrera partía de Buenos Aires y pasaba por Mendoza, Santiago de Chile, Temuco, Neuquén, Bahía Blanca, paraterminar en Florencio Varela. Se disputó en regularidad en el territorio argentino, pero la etapa chilena Santiago/Temuco fue de velocidad libre. El rookie Kruuse resultó el piloto más consistente, logrando la victoria con merecimiento.

 

Con esta ilustración al pastel, Jorge García homenajea a KRUUSE y su Plymouth coupé azul nº 39, ganador del Gran Premio Internacional de Fuerza Libre Buenos Aires/Santiago de Chile/Florencio Varela 1935, aunque no debía disponer de buenas fotos del acontecimiento y la reproducción del coupé presenta varias inexactitudes

(Jorge García en la obra de Alfredo Parga)

 

   Arturo Kruuse se embolsó los 22.000 pesos argentinos del primer premio (con lo que saldó las deudas y préstamos), y de ser un desconocido pasó a ser famoso entonces, así como el segundo titular del Campeonato de Argentina de Carretera (y el primero argentino, puesto que el anterior, el campeón 1934 Emilio Karstulovic, era chileno). También puntuó en el Gran Premio del Moto Club y el Gran Premio de Entre Ríos. En el Premio Emilio Saint (de Fuerza Libre, el 29 de Diciembre sobre el Parque Urquiza de Paraná) se clasificó 11º, siendo Carlos Zatuszek el ganador del mismo (con su Mercedes-Benz SSK, a 72,97 Km/h), seguido de Ricardo Carú (Fiat 520/519).

 

   Después de su éxito en el Gran Premio Internacional 1935, Kruuse se decidió a participar en más carreras y preparó otro Plymouth 6 cilindros para circuito, a base de aligerarlo al máximo. Para 1936, el motor del auto era un Chrysler 8 cilindros, con el que el 7 de Junio disputó el IV Grande Premio Cidade do Rio de Janeiro, carrera en la que no destacó. Corrió en La Gávea y fue 2º en el Gran Premio Provincia de Mendoza el 13 de Diciembre, tras el Mercedes-Benz SSK de Zatuszek. El más potente 8 en línea que ofrecía la Chrysler desde 1934 era un 323,5 ci ~ 5,3 l que prometía 150 HP, aunque también había una versión de 122 HP a 3.400 R/mn; no sabemos de cuál de ellos pudo disponer Kruuse.

 

 

El Plymouth-Chrysler de circuito, elaborado por KRUUSE. La calandra del auto corresponde al Plymouth modelo 1935, cuyo antiguo 6 cilindros entregaba ahora 85 HP a 3.600 R/mn.

En la segunda foto, KRUUSE y acompañante en Rio de Janeiro 1936

(archivos Alfredo Parga y Bonvivant)

 

   En las pruebas de carretera, esa misma temporada 1936 quedó 2º en el Campeonato Argentino del ACA, tras Blanco y ante Zatuszek; era un paso atrás, después de su brillante campeonato anterior, pero sus exégetas afirman que su mejor carrera fue el Gran Premio Internacional de ese año 1936, donde ganó tres etapas, aunque luego se viera forzado a abandonar.

 

   Era el último Gran Premio corrido bajo el reglamento de Fuerza Libre, en el que Kruuse hacía figura de favorito tras su inesperado éxito del año anterior. Y, en efecto, se colocó en cabeza del raid, pero su Plymouth de la escuadra oficial se vio amenazado por el Terraplane nº 44 de un bravo Raúl Riganti. Ambos volcaron en la 8ª etapa y se ayudaron mutuamente, por lo que pudieron continuar, aunque más tarde falló el motor de Kruuse y la victoria fue para Riganti.

 

Con su Hudson/Terraplane nº 44, Raúl  Polenta  Riganti cruza la meta en vencedor del Gran Premio Internacional 1936.

El Terraplane llevaba el chasis reforzado, un tanque de gasolina de 150 litros (el de serie era de 60 l), otro suplementario de agua y doble amortiguación en ambos ejes, pero su motor (6 cilindros, 3,5 l) sólo entregaba 88 HP a 3.800 R/mn, lo que le concedía una velocidad máxima que apenas alcanzaba 140 km/h

(archivo Bonvivant)

 

   En Diciembre de 1937, KRUUSE participó en las 1.000 Millas Argentinas, carrera que ganó Eduardo Pedrazzini (Ford V8) ante Héctor Supicci Sedes (Ford V8). Kruuse fichó 8º con un Graham (la Graham ofrecía en 1936 en sus sedanes de serie un motor de 217,8 ci ~ 3,55 l con 85 HP a 3.300 R/mn o 112 HP a 4.000 sobrealimentado por un compresor). En el Gran Premio del Sur Argentino 1938 (del 10 al 20 de Marzo), efectuó una soberbia carrera, siempre entre los punteros. De 54 participantes, sólo terminaron 18 en La Plata. Kruuse fue 3º al final (a 87,761 Km/h de promedio), tras Héctor Supicci Sedes (90,436 Km/h) y Carlos Garbarino (87,997 Km/h).

 

En la foto lo vemos preparando en su taller un Plymouth para el Gran Premio Argentino 1938 (del 18 al 30 de Octubre), que ganó Ricardo Risatti (Ford V8).

En el Gran Premio Internacional del Sur 1939, que KRUUSE disputó con un Plymouth 1938, rompió el engranaje de la primera velocidad, imprescindible en muchos repechos de la ardua ascensión a la Cordillera de los Andes. Pero Arturo solventó el problema ejecutando las subidas en marcha atrás, otra hazaña inverosímil. El Gran Premio fue para Ángel-Agustín LoValvo (Ford V8), el campeón de Turismo de Carretera de ese año (propiamente, el primer campeón de Turismo de Carretera ACA, puesto que hasta entonces no se denominaban así estas pruebas)

(archivo Civilcoyano en www.historiatc.com.ar)

 

 

El 2 de Abril de 1940, Arturo KRUUSE se casó con su novia de siempre, Juana-María Arze Ramos, que había nacido en Victoria (Chile) el 13 de Diciembre de 1906.

Tuvieron dos hijos: Raúl y Rodolfo Kruuse Arze

(archivo http://www.arze-arce.com.ar, vía Karino)

 

   La II Guerra Mundial interrumpió las carreras en la República Argentina entre 1942 y 1946. En 1948, Kruuse aún se hallaba inscrito de oficio (por palmarés y mérito) en el Gran Premio de la América del Sur (Buenos Aires/Caracas más Lima/Buenos Aires), con el dorsal nº 5 y Juan-J. Otero como acompañante. En la primera sección marchaba 8º al final de la 4ª etapa, aunque luego retrocedió; tras la 6ª etapa, Arequipa/Lima, había bajado al puesto 24º en la general provisional. Y en la 7ª etapa el Plymouth nº 5 sufrió un fuerte accidente que dejó maltrecha a su tripulación.

 

 

Primeros compases del Gran Premio de la América del Sur 1948. El Plymouth nº 5 de KRUUSE/Otero levanta polvaredas. Llegó a clasificarse provisionalmente en la 8ª plaza de la general.

Pero, en la 7ª etapa (Lima/Tumbes/Guayaquil), tuvo lugar un severo accidente del Plymouth del que salieron maltrechos sus ocupantes.

Luis M. Tollerutti, copiloto de Américo Giménez en el Ford nº 60, narró lo que vivió de este accidente:  “Al pasar Trujillo, en un puente, encontramos a Kruuse también con otro golpe bravísimo. Lo vimos a él y a su acompañante con heridas y golpes alarmantes. Ofrecimos llevarlos al hospital, pero ya los venían a buscar.”

Esta primera sección, Buenos Aires/Caracas, la ganó por sorpresa Domingo Marimón, seguido de Eusebio Marcilla y de Juan Gálvez. Óscar-Alfredo Gálvez, que había sido el más rápido, fue desclasificado por cruzar la meta con el Ford nº 3 averiado y empujado por otro coche

(archivo “el sacapuntas” en www.historiatc.com.ar/foro/index.php?topic=793.45)

 

   Kruuse tenía un pie lesionado, pero se empeñó en disputar la segunda sección del Gran Premio de la América del Sur, el recorrido Lima/Buenos Aires de 4.833,4 Km. Así que repararon el Plymouth nº 5 para recorrer las cinco etapas programadas en diez días, de los que cuatro eran de descanso. Arturo Kruuse fue 12º al final. A partir de esta última hazaña se retiró del automovilismo, pero no de la vida.

 

Arturo KRUUSE, en la sección Lima/Buenos Aires del Gran Premio de la América del Sur 1948 con el Plymouth nº 5.

A pesar de problemas y los percances iniciales, tan habituales es esta clase de raids, fue progresando etapa tras etapa, clasificándose en las parciales de la general 34º, 22º, 17º y 15º, para ser 12º al final. La carrera la ganó Óscar-Alfredo Gálvez en 47 h 20 mn 40 s, a un promedio de 102,09 Km/h. KRUUSE acumuló un tiempo de 53 h 29 mn 47 s.

De 141 participantes inscritos para tomar la salida en la primera sección del Gran Premio de la América del Sur, únicamente se clasificaron 44 en Caracas, mientras que 43 serán clasificados en Buenos Aires al final de la segunda sección (aunque varios, como KRUUSE, no pudieran terminar la primera).

No hubo clasificación conjunta de las dos secciones, pero una lista oficiosa de los participantes que completaron ambas da como vencedor a Juan Gálvez, 3º en la primera sección y 7º en la segunda, con un tiempo sumado de 170 h 19 mn 29,8 s. El último de la lista, en el puesto 26º con un tiempo de 250 h 50 mn 43,0 s, era Domingo Sanguinetti

(archivo Alfredo Parga)

 

 

 

 

Arturo KRUUSE se veía obligado a posar a menudo con su eterno coupé Plymouth 1934 nº 39.

Como era tradicional, en carrera se sustituían los pesados guardabarros por otros más pequeños y livianos, lo que se aprecia en las dos primeras fotografías, pero Arturo reponía los guardabarros originales cuando utilizaba el auto como coche de diario.

Tras la sorprendente y apoteósica victoria en el Gran Premio Internacional 1935, coche y plioto habían sido exhibidos y homenajeados en el Palacio Chrysler de la Avenida del Centenario y en la sede central del ACA, situada en el nº 691 de la Calle Florida de Buenos Aires

(archivos http://www.arze-arce.com.ar, vía Karino, Nicolás L. Barón y Gabriel A. Engels)

 

   A las múltiples actividades del Indio Rubio, el Príncipe del Sur, se sumó la restauración de su querido Plymouth coupé azul modelo 1934, con el que viajaba a la iglesia cercana a su casa de Zapala el lunes 11 de Octubre de 1976 (sí, el día en que cumplía 79 años) y un camión lo arrolló en un cruce de la Avenida San Martín. Con él murió también su compañera de siempre, Juana Arze

 

 

Recuerdos de Arturo KRUUSE: ascendiendo en marcha atrás y su coupé azul

(archivo Nicolás Lucas Barón en http://www.petitmuseo.com.ar/2013/11/recordando-a-arturo-kruuse/)

 

Otro pequeño coupé Plymouth de 6 cilindros nº 98 se haría tan famoso como el nº 39 de KRUUSE cuando Johnny Mantz ganó con él la I Southern 500 1950, la primera prueba NASCAR de 500 millas para stock cars. Como KRUUSE, Mantz ganó contra pronóstico

(archivo http://www.legendsofnascar.com/Johnny_Mantz.htm)

 

Los premios que concede anualmente la alcaldía de Zapala a los deportistas destacados de la ciudad se denominan  Arturo Kruuse

(de https://zapalainfo.wordpress.com/2016/03/23/zapala-se-definio-la-fecha-para-los-arturo-kruuse/)

 

   Los restos de Arturo Kruuse reposan en el Cementerio de Zapala

 

 

Arturo KRUUSE (1897–1976)

(archivo Alfredo Parga, vía Gabriel A. Engels)

 

 

Corsa: 20 de Octubre de 1976

Alfredo Parga: Historia Deportiva del Automovilismo Argentino, tomo I, pg. 208; tomo IV, pg. 1.021

Gabriel A. Engels (240802)

http://www.arze-arce.com.ar

Juan Paredes (221206)

Guillermo Sánchez “Bonvivant”:  pg. 109

Nicolás Lucas Barón en http://www.petitmuseo.com.ar/2013/11/recordando-a-arturo-kruuse/

https://zapalainfo.wordpress.com/2016/03/23/zapala-se-definio-la-fecha-para-los-arturo-kruuse/

 

 

No Mirando a Nuestro Daño

(Todos los Pilotos Muertos)