INICIO BIOGRAFÍAS PUBLICADASABREVIATURASBIBLIOGRAFÍAENLACESCONTACTO

 

 

 

MARIA TERESA DeFILIPPIS – UNA FLOR ENTRE INSECTOS

 

 

 

131016

 

amigos,

 

   Maria Teresa DeFilippis es conocida por haber sido la primera mujer que disputó Grands Prix de fórmula I. Tenía otros méritos, pero ha quedado marcada por su condición de pionera.

 

hastaluego

 

 

 

MARIA TERESA  DeFilippis   (1926 – 2016)        Italia           130116 actualizado 211116

 

 

“Mas ¡ay! perdona virginal capullo,

cierra tu cáliz a mi loco amor.

Que nacimos de un aura al mismo arrullo,

para ser, yo el insecto, tú la flor.”

 

José de Espronceda (1808-1842):

“A Carolina Coronado” (1820-1911)

 

 

   Maria Teresa nació en Nápoles (Campania) el 11 de Noviembre de 1926. Algunas veces era llamada  contessa,  puesto que su padre era conde. Conducía automóviles desde muy joven, pero en lo que había descollado desde niña era en la hípica.

 

MARIA TERESA DeFilippis

(archivo “L’Automobile”)

 

   Sin embargo, en 1948, a sus 21 años, aceptó el desafío de sus dos hermanos mayores, pilotos aficionados, que la mortificaban afirmando que una mujer nunca podría ser un piloto rápido, y menos, en competición. Era una tontería olvidar la muchedumbre de mujeres que habían participado en competiciones automovilísticas prácticamente desde el comienzo de las mismas, y, sin duda, los hermanos no las ignoraban. Pero querían animar a Maria Teresa a que desarrollara sus innatas facultades al volante. Y, de todas formas, así son las bromas entre hermanos.

 

   Así que, después de entrenar por las sinuosas carreteras secundarias de la región, Maria Teresa se inscribió en la Salerno/Cava de’ Tirreni 1948 con su Fiat 500 Topolino, ganando su clase y recibiendo un premio  al mejor piloto del meeting.  Para el año siguiente se hace con una barqueta Taraschi Urania de motor BMW 750 cm3 con la que prosigue practicando, pero la sustituye pronto por otra Urania-BMW de preparación Giannini. La novel piloto extiende su campo de acción por toda la geografía de la península y logrará tres victorias de clase más dos 2os puestos, será 6ª en la Stella Alpina y 9ª de clase en la Coppa d’Oro delle Dolomiti, aunque no acaba en la Coppa Toscana.

 

En la Targa Florio.

También participará en el Giro di Sicilia

(archivos espirituvintage.wordpress.com y targa florio - de filippis_archivos / www.targaflorio.info)

 

   Con el pequeño sport Urania compartido por Motta, se apunta a la agotadora Mille Miglia 1950, raid que no terminan. En el Premio di Apertura se clasifica 10ª. Esa temporada forma asociación con Luigi Musso; ambos compiten con unos nuevos Giaur 750, debidos a Bernardo Taraschi y Domenico Giannini. Con el Giaur, Maria Teresa será 9ª en Collemaggio, 12ª en Modena, 6ª en el Circuito di Senigallia (Ancona). Y el año siguiente, 9ª en Castello, 3ª en la Coppa Ascoli, 4ª en el Gran Premio di Cidonio 1951. [La Giaur hacía en 1950 preciosos fórmula III 500 cm3 de motor delantero, que eran como un fórmula I miniaturizado. Pero como no resultaban competitivos con respecto a los fórmula III británicos, más feos, pero más ligeros y de motor trasero, en Italia se decidió plantear una fórmula III propia, de 750 cm3, con motores derivados de los Fiat de calle preparados por Giannini. Más adelante, la Giaur fabricaría exitosos fórmula Junior e, incluso, un fórmula I de 750 cm3 + compresor.]

 

MARIA TERESA, en la Catania/Etna 1950. A su lado, Luigi Musso.

Por entonces, sus hermanos la animaban a seguir manifestando sus dones. Su madre era más prudente:  “Pequeña, ve suavemente… y procura ganar.”

(archivo enzomanz en http://www.forum-auto.com/sport-auto/histoire-du-sport-auto/sujet378358-24640.htm)

 

   En 1952 da otro pequeño salto hacia arriba, pues dispone de una barqueta OSCA MT4 1.100 cm3 con la que se clasificará 5ª en Avellino, 2ª en el Trullo d’Oro y en el Circuito de Sassari, aunque abandona en Senigallia y Montenero. El OSCA es bastante más veloz que el Giaur, pero también más frágil, a pesar de lo cual Maria Teresa será subcampeona de Italia en categoría sport. El año siguiente se produce un distanciamiento de Luigi Musso (que pasa a ser piloto oficial de la Maserati, y, más tarde, de la Ferrari), pero éste le traspasa su Maserati A6CGS 2,0 l, que se convertirá en el auto favorito de Maria Teresa. Con él ganará en Cerdeña 1954 y en la Catania/Etna, y será 2ª en el Gran Premio di Napoli y 13ª en el Giro di Sicilia. También sufrirá un par de accidentes: en el Mugello (cuando quedó colgada sobre un acantilado y tardaron en rescatarla) y en la Vuelta a Cerdeña (Sardinia), donde un fuerte golpe la obligó a abandonar las carreras el resto de la temporada

 

La femenina contessa, a quien Musso bautizó como  “pilotino”,  debido a su escasa talla, no se sintió jamás boicoteada o menospreciada por los pilotos masculinos:  “La mayor parte de los pilotos de la época eran muy atentos conmigo, y me prodigaban preciosos consejos: cómo reaccionar ante tal o cual situación, qué trayectoria adoptar, cómo encontrar los puntos de la cuerda, cómo reducir las distancias de frenada, et cetera.”

(archivo “Rétroviseur”)

 

 

 

El Maserati A6GCS 2,0 litros sería el auto preferido de la piloto. Era el primer 6 cilindros de carrera corta de la Maserati con bloque de aleación, 76,5 mm x 72 mm = 1.985,6 cm3, DOHC, compresión 8,7:1, 3 Weber doble cuerpo, 160 HP a 7.300 R/mn.

Musso se lo había cedido, pero MARIA TERESA tuvo que pagar su precio a la Maserati.  “Yo tenía la suerte de pertenecer a una familia de posibles. Porque, aún teniendo el status de ‘piloto oficial’, debía comprar el coche con el que corría; y, en la época, una barqueta A6 valía su peso en liras; por el mismo precio una podía ofrecerse una bonita casa.”

Con este coche, MARIA TERESA sería de nuevo subcampeona de Italia en clase hasta dos litros. En la última foto la vemos en el Mugello 1955

(archivos “Rétroviseur” y Fernando Capelli en http://www.ilpaesedellecorse.it/1955.html)

 

   No obstante, el pilotaje de la barqueta A6GCS no era nada cómodo.  “Se encontraba sin competencia en su clase de cilindrada, al menos, en Italia. Sin embargo, no resultaba fácil de pilotar. Ligera y muy compacta, era preciso sujetarla, porque derrapaba fácilmente a la entrada de las curvas. He aprendido a dominarla, y es preciso decir que, a pesar de mi pequeña talla, yo era bastante musculosa...”

 

(archivo Gabriel A. Engels)

 

   Maria Teresa DeFilippis explica cómo era su relación con la Maserati:  “Con la fábrica iba simplemente a partes iguales, en los gastos y en las primas. Felizmente, tenía el mismo manager que Fangio, Marcello Giambertone, que velaba por mis intereses. Fangio también, por su parte. Siempre me decía:  ‘¡Vas demasiado rápida! ¡Toma menos riesgos!’”

 

   En 1955 ataca la Mil Millas (que no termina) y la Targa Florio. Esta última clásica la hace con un Maserati oficial compartido por Luigi Bellucci, que clasificarán 9º. Luego es 10ª en el Giro di Sicilia y 3ª en las 10 Horas de Messina, relevada por Musitelli.

 

 

En la Targa Florio

(targa florio - de filippis_archivos / www.targaflorio.info)

 

En la Catania/Etna 1955

(archivo enzomanz en http://www.forum-auto.com/sport-auto/histoire-du-sport-auto/sujet378358-24640.htm)

 

   Decidida a ampliar su campo de acción y la relevancia de las pruebas que acomete, en 1956 acude a los 1.000 Kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Por esquivar a un retardado de conducción errática en los III Mil Kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires 1956, MARIA TERESA accidentó su Maserati nº 22 en la vuelta 26ª, cuando iba en cabeza de su clase. Chocó contra un poste y se lesionó el hombro. En esta foto de Kirbus la vemos encaramada a una pila de neumáticos, antes del siniestro.

Una vez repuesta, pudo ser 1ª en Caserta y 2ª en el Gran Premio de Nápoles

(B. Kirbus en “L’Année Automobile 1956-1957”)

 

   En 1957 vuelve a desplazarse a Buenos Aires para los IV 1.000 Km; va a compartir un OSCA TN 1.500 con Alberto Rodríguez Larreta, pero no pueden solucionar sus problemas de encendido y no toman la salida. Aunque la frustración se desvanecerá muy pronto, porque ahora, dentro de de la Scuderia CentroSud piensa disponer de un Maserati 250F con el que quiere acometer Grands Prix de fórmula I la temporada siguiente. Y su debut no es malo: en el VIII Gran Premio di Siracusa 1958, del 13 de Abril (no puntuable para el campeonato mundial de conductores de fórmula I FIA), se clasifica en 5ª posición en la carrera de 336 Km y recibe un premio  al mejor debutante.  Luego abandona en Pergusa y en las 10 Horas de Messina.

 

   Nuestra piloto explica por qué se hizo con el 250F:  “Un grupo de pilotos había decidido comprar alqunos 250F a la fábrica, con objeto de ayudar a la marca, de lo cual tenía gran necesidad. Entre ellos se encontraban Gerini, Scarlatti y Fangio, entre otros. A finales de los cincuenta, el Maserati se encontraba al fin de su carrera, pero aún tenía un cierto potencial. Yo tenía ganas de unirme a “la banda”, así que me convertí en propietaria de un 250F.”

 

 

MARIA TERESA,  con el bonito Maserati 250F de fórmula I (6 cilindros en línea, 84 mm x 75 mm = 2.494 cm3, 12:1, 290 HP a 8.000 R/mn)

(archivos “Rétroviseur” y Juan-Carlos Etxebarria)

 

   Su debut en fórmula I tuvo su gracia y su expectación. En Siracusa, Maria Teresa era, evidentemente, la primera mujer que accedía a esa categoría inaugurada a principio de la década. Pero el Maserati no llegó hasta que la segunda sesión de ensayos había casi finalizado. Sin haberlo manejado nunca, se dispuso a probarlo. A pesar de que era tarde, todos los espectadores permanecieron en el circuito, curiosos y muy atentos a la novicia. Musso se ofreció a guiarla:  “Sígueme, vamos a dar unas vueltas juntos.”  Pero Maria Teresa no sabía siquiera que los monoplazas no tienen luces de stop. Acabado el ensayo, Musso le preguntó por qué se le echaba encima en las frenadas ante los virajes. La explicación fue motivo de jolgorio por parte de todo el mundo, pero el debut de la nueva piloto de fórmula I no fue tan mal, clasificada en la 5ª plaza, tras Musso, Bonnier, Godia, Gould y ante Kavanagh; todos con Maserati 250F salvo Musso, que llevaba un Ferrari Dino 246 oficial.

 

Con Stirling Moss, el as de ases tras la retirada de Fangio

(archivo “L’Automobile”)

 

   Sin embargo, en el Grand Prix de Monaco la sesión calificatoria era demasiado exigente para una debutante. Lo reducido del recorrido hace que los organizadores limiten el número de concurrentes a 16 autos. Maria Teresa no logrará calificarse, y no es la única: otros diez pilotos no lo conseguirán (entre ellos, Cabianca, Godia, Gerini, Chiron, Kessler, Ecclestone, Flockhart…).  Su mejor tiempo de vuelta al circuito de 3.138 m, 1 mn 50,8 s, se encontraba a 11,0 segundos del de la pole position (Tony Brooks, Vanwall, 1 mn 39,8 s). Pero en el siguiente Grand Prix de Bélgica hay más sitio (el circuito mide 14.080 m), y la pilotino logrará su lugar en la parrilla, el último de 20 participantes. Su tiempo, 4 mn 31,0 s, está un poco lejos (33,9 s) del de la pole position, los 3 mn 57,1 s del Ferrari Dino 246 nº 16 de Hawthorn. Pero, con su 250F nº 26, la valiente piloto conseguirá acabar la carrera, en 10ª y última posición y a dos vueltas del ganador, Tony Brooks (Vanwall nº 4). En el Grand Prix de Francia se matará Luigi Musso, pero Maria Teresa no se ha presentado en Reims. Sí lo hará en el Circuito Boa Vista de Oporto, mes y medio después, para el Grand Prix de Portugal. De nuevo es la última en la parrilla de 15 monoplazas, y en la carrera el motor la dejará tirada después de sólo 7 vueltas. Hay que señalar que el Maserati 250F había sido un buen auto de Grand Prix, pero, tras cinco años y a pesar de varias evoluciones, en 1958 se consideraba obsoleto. Los otros dos 250F de la carrera salían de las plazas 13ª (Allison) y 14ª (Bonnier), y ninguno de los dos terminó.

 

 

(archivos targa florio - de filippis_archivos / www.targaflorio.info y Gérard Crombac)

 

 

En Bélgica, MARIA TERESA salía la última con el Maserati 250F nº 26. Pero conseguía terminar la agotadora carrera de 340 Km sobre el peligroso Spa-Francorchamps.

Tan agotadora que Brooks y Hawthorn, 1º y 2º, se acercaron al box completamente derrengados. ¿Cómo terminó la frágil pilotina?

(archivo Gérard Crombac)

 

 

En el Grand Prix de Portugal 1958, Romolo Tavoni, director deportivo y jefe de equipo de la Scuderia Ferrari, protege de la lluvia a MARIA TERESA

(Bernard Cahier en “L’Année Automobile 1958-1959”)

 

   En el siguiente Grand Prix, el de Italia, Maria Teresa se encuentra de nuevo en la cola de la parrilla de 21 autos; esta vez el motor del 250F nº 42 funde una biela. Le ha durado 58 vueltas, ¡pero ha llegado a marchar en 4ª posición! La carrera era a 70 vueltas y el último clasificado, Cliff Allison (con el Lotus XII-Coventry Climax nº 36), sólo cubrió 61 vueltas, pero se le otorgó la 6ª plaza. En justicia, Maria Teresa debía haber sido clasificada 7º.

 

 

 

(archivos Juan-Carlos Etxebarria, Grand Prix Photo en “El País”

y http://speedqueens.blogspot.com.es/search/label/Maria%20Teresa%20de%20Filippis)

 

MARIA TERESA, con Fangio y Behra.

Fangio había decidido retirarse después del Grand Prix de Francia, en el que se había matado Musso. El campeonísimo también llevaba allí un Maserati 250F obsoleto con el que a duras penas pudo clasificarse 4º, casi con vuelta perdida. En Bélgica había alabado a MARIA TERESA por su valor y su rapidez

(archivo http://www.cosasdeautos.com.ar/2016/01/adios-a-maria-teresa-de-filippis-la-primera-mujer-en-correr-en-la-formula-1/)

 

   Maria Teresa DeFilippis hizo amistad con Jean Bhera, que estaba transformando un Porsche RSK Spyder en un fórmula II con la colaboración de Valerio Colotti. Behra le cedió el Behra/Colotti-Porsche a Maria Teresa, que intentó calificarlo en el Grand Prix de Monaco 1959, pero, lógicamente, no pudo. Su mejor tiempo, 1 mn 47,8 s, se quedaba 8,2 s por detrás del poleman (Stirling Moss, Cooper T45/51-Coventry Climax nº 30) y 3,0 s por detrás de el del último clasificado de los dieciséis (Bruce Halford, Lotus XVI-Coventry Climax nº 44). Otros siete pilotos se quedaron fuera de la parrilla. Jean Behra (2º en la parrilla) utilizaba el Ferrari Dino 246 nº 46 y se retiró, sin frenos, en la vuelta 26ª. Era oficial de la Ferrari hasta que rompió con la Scuderia a partir del Grand Prix de Francia, y se dedicó a la fórmula II con su artefacto. Para el Grand Prix de Alemania, que ese año se disputaba en el AVUS, inscribió el Behra-Porsche a nombre de Maria Teresa, mientras que, con un RSK de sport, él se reservó para el Gran Premio de Berlín, que se disputaba el sábado anterior y en el que tenía opción a la victoria. Desgraciadamente, se mató en esa carrera y, como es natural, Maria Teresa hizo forfait en el Grand Prix. Y no sólo eso: se retiró de las carreras.

 

En el Grand Prix de Monaco 1959, al volante del Behra/Colotti-Porsche, inscrito como Porsche 718 con el nº 4.

En los ensayos oficiales MARIA TERESA lo calificó 21º de 24, pero sólo salían a carrera 16. Los demás no calificados fueron Bueb, Scarlatti, Bianchi, DeChangy, Lovely, Lucienbonnet y Testut

(archivo http://www.colotti.com/index.php/en/content/view/cd17898a9q/history, vía Karino)

 

   Ya muy quebrantada por la muerte de Luigi Musso en 1958, la de Jean Behra el año siguiente fue la gota que colmó el vaso para Maria Teresa, que decidió colgar el casco.  “He perdido demasiados amigos en competición.”  Incluso, debido a una especie de reacción de alergia mental por las carreras, evitó todo contacto con ese mundo, con “la banda”.  “La muerte de Jean Behra sobre el Porsche que yo debía haber pilotado en Berlín ha sido la gota de agua que ha hecho desbordar todo. He parado de golpe. Y después jamás he pilotado en carrera. Tras tomar esta decisión, me he casado y mi hija ha nacido unos meses más tarde. He cambiado de vida, pero debo reconocer que la competición automóvil me ha marcado para siempre.”

 

(archivo Google Motor Sport)

 

   Se casó en 1960 y permaneció alejada del ambiente del motor… hasta 1979, cuando ingresó en el Club Internacional de Antiguos Pilotos de Grand Prix. En 1997 fue nombrada vicepresidenta del mismo, y unos años más tarde, presidenta de honor. También era presidenta del Club Maserati.

 

 

 

Desaparecida la alergia con el tiempo, MARIA TERESA ha vuelto a las conmemoraciones, los homenajes y las tiradas de exhibición

(archivos “Rétroviseur” y

http://speedqueens.blogspot.com.es/search/label/Maria%20Teresa%20de%20Filippis)

 

 

 

MARIA TERESA con John Surtees, en una de esas reuniones nostálgicas.

Y con un Maserati 250F. Era uno de los fórmula I más bonitos de su tiempo, pero cuando llegó a las manos de la piloto ya no era competitivo

(de http://www.taringa.net/posts/autos-motos/13141011/Il-Pilotino-Maria-Teresa-de-Filippis.html

y http://www.vanguardia.com.mx/articulo/fallece-maria-teresa-de-filippis-primera-mujer-piloto-en-f1)

 

   Se ha dicho repetidamente que Maria Terasa DeFilippis fue pionera en la competición automovilistica, pero, por supuesto, tal cosa no es cierta, salvo en lo que se refiere a la fórmula I que debuta en 1950. Anteriormente hubo varias decenas, si no centenares de conductoras de sport y de Grand Prix, como Elizabeth Junek o Hellé-Nice, por citar solamente a un par de ellas.

 

 

Elizabeth Junek en la Targa Florio 1928 con un Bugatti Type 35B nº 58

y Hellé-Nice en el Grand Prix de Comminges 1935, en Saint Gaudens, con el Alfa Romeo 8c Monza nº 22

(archivos Fondation Prestige Bugatti y www.cincovaluvlas.com)

 

   Y en fórmula I, después de Maria Teresa vino Lella Lombardi, que consiguió puntuar en Montjuich. Y, tras Lella, Divina Gallica, Desiré Wilson y Giovanna Amati, que no descollaron. María DeVillota fue piloto de ensayos del equipo Marussia de fórmula I en 2012, sufrió un grave accidente (por un fallo del embrague, al parecer) y murió el año siguiente. En fórmula Indy ha destacado Janet Guthrie.

 

 

María DeVillota (1980-2013)

(archivos “El Correo” y “ABC”)

 

(archivo http://keepingscore.blogs.time.com/2008/11/23/top-10-female-sports-pioneers/slide/janet-guthrie/)

 

   La contessa pilotino Maria Teresa DeFilippis murió en Scanzorosciate (Bergamo, Lombardia) el viernes 8 de Enero de 2016

 

 

MARIA TERESA DeFilippis (1926-2016)

(archivos enzomanz en http://www.forum-auto.com/sport-auto/histoire-du-sport-auto/sujet378358-24640.htm

y de wildsoft.ru)

 

 

[entrevista en “Rétroviseur”: Enero de 2007, pg. 66]

El País: 9 de Enero de 2016 (Oriol Puigdemont)

http://www.vanguardia.com.mx/articulo/fallece-maria-teresa-de-filippis-primera-mujer-piloto-en-f1

http://www.cosasdeautos.com.ar/2016/01/adios-a-maria-teresa-de-filippis-la-primera-mujer-en-correr-en-la-formula-1/

Juan-Carlos Etxebarria (120116) [obituario de K. T. del 10 Enero 2016]

Rachel H-G en http://speedqueens.blogspot.com.es/search/label/Maria%20Teresa%20de%20Filippis

https://en.wikipedia.org/wiki/Maria_Teresa_de_Filippis

 

 

No Mirando a Nuestro Daño

(Todos los Pilotos Muertos)