INICIO BIOGRAFÍAS PUBLICADASABREVIATURASBIBLIOGRAFÍAENLACESCONTACTO

 

 

  

 

 

POLO VILLAAMIL TODO HA DE PASAR

 

 

 

171206

 

amigos,

 

   en alguno de los obituarios de Polo Villaamil se decía que tenía 58 años al morir en 1975. Sin embargo, cuando participó en el primer Torneo para Veteranos del RACE, a finales de 1967, confesaba 52 años.

 

   Es decir, que había nacido en 1915. El detalle parece irrelevante, pero es lo que nos sirve de pretexto para rememorar aquella figura tan ligada al automovilismo en todos sus aspectos, tan conocida y tan apreciada. Puesto que, en todo caso, ahora tendría alrededor de noventa años; así que ya tenemos otro aniversario

 

hastaluego

 

 

 

Polo  VILLAAMIL   (1915 – 1975)        España     30897 actualizado 40217

 

 

"No se engañe nadie, no,

pensando que ha de durar

lo que espera

más que duró lo que vió,

porque todo ha de pasar

por tal manera."

 

Jorge Manrique (1440-1478)

 

 

   Leopoldo Pérez de Villaamil Espuñes fue, desde su juventud, un activo corredor motociclista y automovilista que, una vez colgado el casco tras treinta años de carreras, permaneció vinculado al mundillo del automóvil como periodista (en "Informaciones", "Gaceta Ilustrada", “Autopista”, radio y televisión), fue organizador de eventos deportivos, director del circuito de El Jarama a finales de los años sesenta y preparador de motores y coches, así como inventor (aunque su titulación fuera la de licenciado en Derecho): en 1966 patentó un embrague multiplicador-reductor, una especie de overdrive que duplicaba las marchas de la caja de cambios de cualquier vehículo.

 

Polo VILLAAMIL en 1971

(de “Autopista”)

 

   En cuanto a su actividad deportiva como piloto, entre 1939 y 1956 había disputado 4 pruebas motociclistas y 28 automovilistas, cosechando en total 14 victorias. Para 1969 atesoraba no menos de 85 trofeos, logrados en todo tipo de pruebas de sport y Gran Turismo: carretera, subidas, circuito, velocidad, regularidad…

 

   Entre otros éxitos, Villaamil fue 2º, tras Salvador Roig, en una prueba monomarca (Fiat Topolino) que se celebró en Julio de 1941 sobre el circuito de la Casa de Campo de Madrid. Pero su actividad más intensa y sus más notables éxitos llegan en 1954, cuando pertenece a la Escudería de Madrid, adquiere un Pegaso Z-102 V8 2,8 l Berlineta Touring BT1 (bastidor nº 0140) y se convierte en un rival más de los pilotos oficiales de la marca, a quienes llegaría a superar en ocasiones. Polo estaba incluído en la lista de 25 pilotos españoles que tenían opción a una licencia de importación para adquirir un sport extranjero, pero  “…preferí comprar el Pagaso”.

 

Parece que este es el Pegaso Z-102 Berlineta Touring 1ª serie V8 2,8 l (de bastidor nº 0140 y matrícula M-113.763) que compró VILLAAMIL en 1954, pero en la foto lo están utilizando Joaquín Palacio/Andrés Bassoli con el dorsal nº 808 y otra matrícula provisional para clasificarlo 3º en la VI Vuelta a Cataluña 1955.

Posteriormente sería transformado a Spider Serra 2ª serie (con matrícula M-216.427)

(archivos http://www.foro.pieldetoro.net/foros/2PegasoZ-102-1.php?ID_coche=40

y Carles Bosch en http://www.forocompeticion.com/foro/otras-disciplinas/6495-fotos-rally-nacional-gran-reserva-anteriores-1984-a-6.html)

 

   Polo estrena el Z-102 BT el 14 de Marzo de 1954 en la Subida a la Cuesta de Las Perdices, donde queda 2º, tras el Pegaso 2,5 l + compresor Spider oficial de Julio Reh (el favorito Joaquín Palacio, que salía el último, no pudo efectuar la breve subida porque parte de los 40.000 espectadores invadieron la calzada, haciéndola impracticable). Diez días después y secundado por Santiago Fisas, Polo se clasificó 1º de categoría en la V Vuelta a Cataluña con el BT nº 22, batiendo a los oficiales de la marca Joaquín Palacio/Andrés Bassoli (2os) y Celso Fernández/José Humet (3os), aunque el vencedor absoluto sería el Panhard Dyna 120 de J. Fábregas/Coll/A. Elizalde.

 

En la V Vuelta a Cataluña 1954, Polo clasificó 1º de categoría Sport de más de 1,5 l su Z-102 2,8 l Berlineta Touring nº 22, con la colaboración del navegante Santiago Fisas

(archivo Carles Bosch en http://www.forocompeticion.com/foro/otras-disciplinas/6495-fotos-rally-nacional-gran-reserva-anteriores-1984-a-6.html)

 

   El 2 de Mayo se celebra la Subida al Alto de Los Leones, donde Polo gana en Sport de 2,0 a 3,0 litros (ante José-María Caralt y Gerardo Romero Requejo, todos con Pegaso) y se clasifica 2º en la general (tras Palacio); su Pegaso lleva el dorsal nº 39 en esta ocasión. Con el mismo coche venció poco más tarde, el 30 de Mayo, en el I Gran Premio Nacional Sport Barajas 1954, categoría 3ª, ante Rodolfo Bay y Manuel Bos Medina. Y el 6 de Junio es 2º de clase en la XIV Subida a La Rabassada; se trata de otro importante éxito en la categoría hasta 3,5 l, puesto que con su Pegaso privado ha sido batido de nuevo por Reh (piloto oficial de la Pegaso) pero ha superado a Fernández, Palacio, Juan Jover, Paco Godia, Bos y Humet (todos con Pegaso). Palacio subió además una segunda vez sin rival en Fuerza Libre con otro Pegaso 3,2 l + compresor, pero el vencedor absoluto de esa carrera en cuesta internacional sería Theo Helfrich (con un Cooper 500 de fórmula III), que batía el record de la prueba. El año lo completará Villaamil participando en el I Gran Premio Peña Rhin (circuito de Pedralbes, Barcelona); se trataba de una prueba internacional que ganó Roy Salvadori (Jaguar C-type) tras la retirada de Jean Behra (Gordini 3,0 l). Polo se vio obligado a abandonar al quedarse sin frenos y tener que tomar la escapatoria de la avenida de la Victoria (con gran susto para los espectadores situados allí); sin embargo, hasta entonces se había batido como un león, alternando los puestos 3º a 6º con Peter Whitehead, Louis Rosier, Ninian Sanderson y otros buenos volantes de sport. En esta ocasión, Polo llevaba el potente Pegaso oficial Spider ENASA SE Pedralbes V8 3,2 l + compresor nº 56.

 

 

 

En la Subida al Alto de Los Leones 1954, Polo VILLAAMIL llevaba el dorsal nº 39 en su Pegaso BT1 V8 2,8 l con el que fue 1º de clase y 2º scratch.

El resultado se calcaba en el I Gran Premio Nacional Sport Barajas, en el que se clasificó 1º de su categoría y 2º scratch tras Romero Requejo. En la segunda foto se alcanza a distinguir a éste útimo (nº 9), seguido de VILLAAMIL, Bay y Caralt.

En la tercera foto vemos el potente SE Pedralbes nº 56 (de más de 320 HP) con el que Polo se lució en Pedralbes antes de quedarse sin frenos

(archivos https://mobile.twitter.com/rqeologiamotor/status/755143694249029632

y Mosquera & Coma-Cross, publicadas –con mucha más calidad– en su obra “Ricart-Pegaso / La Pasión del Automóvil”)

 

   Pero en la Subida a la Dehesa de la Villa 1954, el 21 de Noviembre, volvería a anotarse el 1er puesto con el Spider 3,2 l + compresor, ante Bay (BT 3,2 l) y José Fernández Menéndez (Pegaso Berlineta Saoutchik). Y rematando la temporada, en el II Rally del RACE 1954 (16-19 de Diciembre) se clasificará 2º de categoría y 7º scratch, aunque, de nuevo, el vencedor absoluto sería un modesto Panhard Dyna (de Luciano Eliakin/Julián Celaya).

 

   En la temporada siguiente, nuestro hombre lleva su BT 2,8 l nº 87 a la Carrera en Cuesta de Galapagar, donde queda 2º de clase (tras Palacio) y 5º scratch. En la XV Subida a La Rabassada, Polo vuelve a brillar con un SE Pedralbes de un solo compresor, clasificándose 2º de clase tras el SE Rabassada V8 3,2 l + 2 compresores que llevaba esta vez Celso Fernández. En la VI Vuelta a Cataluña 1955 es 8º de clase, pero volvería a clasificarse 2º en la Subida al Alto de Los Leones 1955 (Z-102 Spider Pedralbes 3,2 l + 2 compresores y 350 HP); y habría podido ganar esa categoría Sport Fuerza Libre de no ser porque un Joaquín Palacio en estado de gracia le superó por más de 2 segundos al volante de una barqueta Pegaso SE Montjuich 3,2 l + compresor con carrocería especial de plástico. Ya hemos visto que ENASA consideraba a Villaamil un primer volante, cediéndole en ocasiones sus autos más potentes. A lo que Polo correspondía en su medida, porque en el Alto de Los Leones Palacio efectuó una segunda subida en categoría Sport > 3,0 l con el BT 1ª serie de Polo, que ahora llevaba un motor 3,2 l en lugar del 2,8 l.

 

   Seguidamente, otra victoria de categoría para Polo en el II Gran Premio Nacional Sport Barajas 1955 (de nuevo con el Pegaso Z-102 SE Pedralbes 3,2 l + doble compresor), ante Rodolfo Bay, Salvador Fábregas y Antonio Creus. Esta prueba la volvería a ganar en 1960 con un Porsche 356 GS 1.600 Carrera GT Spyder Führmann.

 

 

 

Siempre con Pegaso, en la primera foto vemos a Polo VILLAAMIL logrando la 2ª plaza en la Subida al Alto de los Leones del 12 de Junio de 1955, carrera que efectuó con el Spider Pedralbes 3,2 l + dos compresores (SE P 0181).

Y en la segunda, la parrilla de salida del nocturno Gran Premio Sport Barajas del 11 de Julio de 1955: VILLAAMIL, Godia y Bay, todos con Pegaso. VILLAAMIL (nº 14) ganó la manga, pero, siempre elegantemente modesto, quitaba importancia a esta victoria en una entrevista concedida a Luike:  “En Barajas había poca competencia. Sólo Godia, y se tuvo que retirar porque rompió el coche.“

A la pregunta de si se atrevería a conducir un fórmula I, Polo respondió:  No he tenido ocasión, pero veré si puedo este año.“  Era en 1956 y, sin duda, pensaba que tendría oportunidad de alquilar algún Maserati, como habían hecho Jover o Godia y haría Creus, pero su deseo no llegó a cumplirse.

Caricatura de Polo en 1956, por Luike

(archivo Mosquera & Coma-Cross

y caricatura de Luike para “Motor Mundial”, reproducida en http://www.pruebas.pieldetoro.net/web/bricos/bricosdetal.php?brico_id=46)

 

Polo VILLAAMIL con la barqueta Pegaso Z-102 Spider ENASA Pedralbes nº 14 en el II Gran Premio Nacional Sport Barajas 1955 con la que ganó la carrera. Polo aún utilizaba un casco tipo chichonera, ya démodé en aquellas fechas.

Después de los Pegaso utilizaría el Porsche Carrera y un Alfa Romeo Giuletta Conrero de grupo 2

(archivo "Velocidad")

 

   En cuanto al III Rally del RACE 1955, del 26 al 29 de Junio, lo había disputado Polo con su Pegaso BT 3,2 l nº 705, siendo el mejor en la Subida al Alto de Santo Domingo (en Bilbao) y en la prueba del kilómetro parado (en el Paseo Marítimo de Santander), ante el Mercedes 300 SL de Gimbernat. Al final, Polo fue 10º scratch y 2º de categoría. Y 5º scratch en el II Rally Automovilista Tarragona/Lérida/Gerona del 28 de Septiembre.

 

Polo VILLAAMIL se encuentra iniciando el slalom en el Paseo de Coches del Parque de El Retiro de Madrid, manga final del III Rally del RACE 1955, que terminaría 10º scratch y 2º de clase con el Z-102 BT1 nº 705

(archivos Mosquera & Coma-Cross

y Carles Bosch en http://www.forocompeticion.com/foro/otras-disciplinas/6495-fotos-rally-nacional-gran-reserva-anteriores-1984-a-6.html)

 

   En el Rally Inauguración del RACE, celebrado el 19 de Febrero de 1956, Polo quedó 2º con su BT 3,2 l. El siguiente 25 de Marzo disputó la Prueba de Regularidad del Real Moto Club de España, donde también fue 2º en automóviles, tras González Garra (Porsche 356).

 

   En el III Gran Premio Nacional Sport Barajas 1956, Polo tuvo una deslucida actuación con el Pegaso SE Montjuich 3,2 l, clasificándose 7º en la prueba en la que había brillado en las anteriores temporadas, pero ello se explica porque los organizadores mezclaron sports de circuito con GTs de calle. Polo es después 1º de categoría y 10º scratch en el I Circuito Desconocido RACE, un rally de itinerario secreto disputado el 29 de Abril, en el que los promedios a respetar eran facilitados a última hora; su copiloto-navegante fue Vargas.

 

 

El Z-102 BT de matrícula M-113.763 acabó boca abajo el lunes 6 de Agosto de 1956, durante una carrera extraoficial que Polo VILLAAMIL emprendió contra el Ferrari de Fernando Penalva de Mascarenhas.

Este último había participado en La Mille Miglia. Encontrándose en Madrid, se citó con Polo para cenar, y ahí surgió el desafío.

En la madrugada del día 6, salieron emparejados desde la Avenida de América rumbo hacia Barajas; pero en una rotonda se salieron ambos. Penalva de Mascarenhas murió y Polo salió despedido antes del vuelco y resultó prácticamente ileso.

Fue un exceso imprudente, pero, desde aquel accidente en la rotonda, Polo fue contrario al uso de cinturón de retención –en contra de la lógica–. Cuando éste pasó a ser de uso obligatorio en carretera, VILLAAMIL fue detenido a menudo por la guardia civil. Pero sacaba estas fotos de su cartera, explicaba que de haber llevado abrochado un cinturón habría muerto en el siniestro, y, según relata Arturo Andrés, no era sancionado

(archivo http://www.foro.pieldetoro.net/foros/2PegasoZ-102-1.php?ID_coche=40,

información O Volante en The Nostalgia Forum de 16 de Noviembre de 2003

y Arturo Andrés en http://blogs.km77.com/arturoandres/442/personajes-de-antano-polo-villamil/)

 

   Nuestro hombre poseía el record entre San Sebastián y Madrid por carretera abierta, cronometrado oficialmente en 3 h 54 mn 7 s (110,3 Km/h de velocidad media), que había logrado el 16 de Agosto de 1954 al volante de su Pegaso Berlineta Touring de 2.800 cm3 y ~ 170 HP a 6.000 R/mn. En aquel recorrido por la carretera nacional N1 (que comprendía los puertos de Echegárate y Somosierra) le acompañó Frutos Martín, y fue controlado por el Real Automóvil Club de Guipúzcoa y por el Real Automóvil Club de España.

 

   En la madrugada del 31 de Mayo de 1970, Polo reeditaba su antiguo record con un Seat 124 normal (1.197 cm3, 60 HP a 5.500 R/mn). El 124 llevaba, como extras, luces de largo alcance y antiniebla, un cuenta-revoluciones Speedwell y una radio; y su preparación consistió en aumentar unas décimas la presión recomendada de los neumáticos. Aunque en el Speedwell se pudo leer en algún momento la cifra de 7.000 R/mn en 4ª velocidad, lo que representaba (si los instrumentos medían correctamente) unos 170 Km/h, velocidad bastante superior a la máxima nominal del 124.

 

Polo VILLAAMIL durante el recorrido San Sebastián/Madrid con el Seat 124, acompañado de un amigo que fotografió el tacómetro a 6.500 R/mn y el velocímetro a 160 Km/h

(de "Autopista")

 

   Algo antes, a finales de 1967 había ganado Polo el I Trofeo para Veteranos del RACE, disputado en El Jarama y abierto a pilotos ya jubilados, mayores de 50 años. Todos utilizaron el mismo tipo de vehículo, Seat 850 Coupé, y Polo, que confesaba 52 años entonces, fue el más rápido, ante Salvador Fábregas (60 años), Gerardo Romero Requejo (52) y José-María de Caralt (58). El impagable Joaquín Palacio (66) fue 10º.

 

 

 

El 28 de Diciembre de 1967 se dieron cita en El Jarama dos docenas de pilotos veteranos para disputar una prueba dedicada a ellos, utilizando todos el mismo tipo de auto: el recién salido al mercado Seat 850 Coupé.

Polo VILLAAMIL fue el más rápido

(de "Velocidad")

 

   Por esta época, Villaamil publicó un libro de divulgación de la conducción y el pilotaje, en colaboración con Óscar Montero.

 

 

“El Automóvil y sus Circunstancias”, por Polo VILLAAMIL y Óscar Montero

(archivo http://www.todocoleccion.net/catalogos-coches-motos/el-automovil-sus-circunstancias-polo-villaamil-oscar-montero~x47352107)

 

Como director de carrera, VILLAAMIL corona a Nogueira Pinto, ganador de la prueba de fórmula V celebrada sobre el circuito de El Jarama en Septiembre de 1967

 (de "Velocidad")

 

Esta vez es a Reine Wisell, ganador de fórmula III en El Jarama 1968, a quien felicita Polo

(propaganda de aceite CS en "Velocidad")

 

Y de nuevo en 1968, Polo posa con el ganador de la manga de Sport y Sport-Prototipo en la prueba 16 de Junio de El Jarama: Carlos Gaspar y su Ford GT40 nº 16

(de “Autopista”)

 

En Septiembre de 1968, el Circuito de El Jarama se abre a los pilotos aficionados, alquilándose los fines de semana a 250 pesetas la media hora. Polo VILLAAMIL actuó de maestro de ceremonias, paseando a los visitantes en un Seat 124.

Pues para anunciar las condiciones, Polo VILLAAMIL había convocado a los periodistas del motor. También acudiría Juan Kutz (con un tomavistas acoplado a su Mini Cooper 1.300S), antiguo piloto motociclista que se disponía a emprender una segunda carrera automovilista

(A. Urrutia en “Velocidad”)

 

   Pero Polo Villaamil no estaba aún jubilado de la competición. En 1969 disputaría el VI Rallye Internacional Costa del Sol, que finalizó en 8ª posición a bordo de un Seat 1.430 prototipo, acompañado de Martínez Arteaga.

 

El Seat 1.430 particular de Polo también era utilizado en rallies.

Con la colaboración del ingeniero Santiago Fernández Vaquero, VILLAAMIL había diseñado y construído un compresor volumétrico tipo Roots que se conectaba por medio de un embrague electromagnético en el recorrido final del acelerador, y que comercializó bajo el nombre de Vica-Stromberg

(de "Autopista")

 

El veterano Polo VILLAAMIL volantea enérgicamente el Seat 1.430 prototipo nº 26 en el circuito de Roquetas de Mar (Almería), donde terminó 3º de su manga en la prueba final del Costa del Sol 1969. Al scratch fue 8º.

Esta sería su penúltima carrera en una prueba oficial; y, en este caso, el 1.430 era propiedad del preparador Antonio Madueño, de Autotécnica.

El Seat era de serie, aparte del compresor, los amortiguadores, las llantas y una mejora en la suspensión del eje trasero, por lo que se catalogaba como prototipo.

El mismo año, su hijo Leopoldo  Polo  Pérez de Villaamil Alfaro era 10º en el XVII Rallye Costa Brava secundado por Fuentes

(Gonzalo Belay o Jaime Alguersuari en "Autopista")

 

En el II Trofeo Veteranos 1970, Polo fue 2º en su clase.

En esta ocasión se utilizaron los BLMC Authi Mini 850

(de http://www.rfeda.es/docs/anuario/resultados_nacionales/1970.pdf)

 

   En 1972, Polo Villaamil senior participa en el II Trofeo de la Prensa, prueba monomarca para periodistas del motor que se disputaba en El Jarama con Authi BLMC Austin 1.300; Polo trabajaba entonces para Radio Popular y quedó 8º, tras otros pilotos-periodistas como Canomanuel, Díaz Valdés, Villacieros, Ottero o Cubedo. A Polo no le abandonó nunca el gusto por la velocidad, fiel a su lema de que  “siempre hay un hueco para pasar”  y consciente de que la seguridad activa depende de la concentración del conductor, y ésta se acentúa si se marcha rápido… y se desvanece cuando se afloja el ritmo. La confirmación de ello es que, según recuerda Arturo Andrés, Polo  Solía presumir, y era cierto, de que en competición nunca se había salido de la carretera ni de la pista, y ni siquiera había hecho un trompo.  (…) Y en otra ocasión visitamos las pistas de pruebas de Michelin en Ladoux, donde Polo me dio todo un recital no de derrapes, sino de deslizamientos controlados de las cuatro ruedas realmente impresionante, a bordo de un Fiat 124, en 3ª y 4ª y a todo lo que daba de sí.”  Resultaba muy hábil al volante, pero su estilo de pilotaje era del tipo forzado más bien que fluido. Y, si bien en competición no cometía errores, eso no rezaba en los viajes ordinarios por carretera, en los que Polo había sufrido al menos tres accidentes serios (uno de los cuales ya conocemos). En 1973, Polo Villaamil fue nombrado  "Destacado"  por la revista "Velocidad".

 

   Además de su dedicación al automovilismo, la personalidad de Leopoldo Pérez de Villaamil presentaba muchas otras facetas, que no tienen lugar en esta reseña. Sólo mencionaremos que era un contumaz cazador de caza menor y mayor (llevaba una pulsera de pelo de elefante abatido por él), y, sobre todo, según recuerda Arturo Andrés, era un  “Charmeur, un hombre encantador”,  que se comportaba  “con la elegancia de quien no se esfuerza en resultar agradable porque lo es por naturaleza.”

 

   Paradójicamente, murió en un accidente urbano cuando otro automóvil, que no respetó la prioridad en un cruce (y conducido, también paradójicamente, por un guardia civil), percutió contra la puerta izquierda del Seat 127 que conducía Polo. El golpe en la cadera no parecía grave, pero le produjo una lesión interna que acabó con su vida a las pocas horas. En este caso tampoco le habría servido de nada un cinturón de seguridad. Fue durante la madrugada del domingo 5 de Octubre de 1975, en el paseo Concepción Arenal de El Ferrol, a donde se había trasladado para dar cuenta del VI Rallye Ciudad de El Ferrol. Su hermano Fernando Villaamil, que se hallaba presente en el rally cumpliendo sus funciones como director deportivo de FASA-Renault, también fallecería, tres años más tarde, en otro desafortunado accidente colateral a la competición automovilística, durante una manga monomarca denominada  Trofeo Polo Villaamil.

 

   Los homenajes a esta interesante figura del automovilismo comenzaron de inmediato. El ganador del VI Rallye Ciudad de El Ferrol, Marc Etchebers, manifestó que su triunfo quedaba  “empañado por tan triste acontecimiento”.  Antonio Zanini dijo que  “este deporte ha perdido a un crítico ejemplar y a un auténtico caballero del deporte.”  Y el periodista Francisco Cobas Pérez, que había recibido una placa en reconocimiento a su labor, entregó este premio al equipo Juan-Carlos Pradera/Juan Petisco (que había quedado 2º en la prueba con un Alpine A110-Renault) para que la hiciera llegar a Fernando Villaamil y sirviera de primer homenaje a Polo. Su funeral tuvo lugar en la Iglesia de los Jesuítas de la calle Serrano, en Madrid.

 

(de “ABC”)

 

 

Obituarios aparecidos en “Autopista” y “Velocidad”.

Polo VILLAAMIL fue enterrado en el cementerio de San Isidro de Madrid

 

 

(de “ABC”

y dibujo de Almarza en "Velocidad")

 

 

Otros homenajes en 1975

(en “Autopista”)

 

   La Subida a la Silla de Felipe II 1976, que ganó Jorge de Bagration ante Juan-Carlos Pradera y José-María Luengo, se subtitulaba  Memorial Polo Villaamil.  También se denominó  Trofeo Polo Villaamil  a las carreras finales del trofeo nacional Copa Renault 8 TS, celebradas en El Jarama el 14 de Noviembre de 1976 (y ganadas por DeOnís y Salvador), mientras que el  Trofeo Polo Villaamil  establecido para su recuerdo el año siguiente se lo llevó Juan-Carlos Oñoro en El Jarama con un Chrysler 180 de grupo 2 oficial.

 

La manga de la X Copa Nacional Renault 5 disputada sobre El Jarama el 29 de Octubre de 1978 era, de nuevo, el  Trofeo Polo Villaamil.  Y en ella ocurrió un accidente en el que murieron el comisario de pista Emilio del Corro y el director deportivo de FASA-Renault Fernando Villaamil, ex piloto y hermano menor de Polo

(Javier Arnáiz en "Autopista")

 

   Su hijo, Leopoldo Pérez de Villaamil Alfaro (Polo Villaamil II), no se entregó al automovilismo con la misma pasión que nuestro protagonista, pero sí brilló en rallies en los sesenta y los setenta. Con un 1.430 casi de calle y secundado por Javier Muñoz, fue 10º scratch y 1º de grupo 1 en el VIII Criterium Luis de Baviera 1971. Y aún participaría en el II Criterium de Rioja (8º y 1º en la clasificación Seat, con J. Fuentes) o en el Rally Internacional del Sherry 1972, donde sería 5º scratch, por detrás del Porsche 911S de Lencina/"Pichi", el Seat 124 de Cañellas/Ferraté, el Alpine-Porsche de Reverter/Reverter y el BMW Cabana de "Pedro"/"Vaillant".

 

   Y su nieto, Polo Villaamil III, habría podido llegar a la fórmula I, pero, después de practicar en karting, ser campeón de la Fórmula Renault Española 1997, competir cuatro temporadas en fórmula 3.000 y una en la World Series by Nissan, además de haber disputado el Campeonato Mundial de Turismos en 2005, se retiró en 2006, justo medio siglo después de que su abuelo expresara la intención de correr algún Grand Prix

 

Polo VILLAAMIL (1915–1975)

hacia 1960

(en "Velocidad")

 

 

Prensa (Alfil): 7 de Octubre de 1975

ABC de 7 de Octubre de 1975, pg. 69 (en http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1975/10/07/089.html)

Autopista: 6 de Junio de 1970 (Polo Villaamil): pg. 26; 11 de Octubre de 1975.  pg. 20 y 22 (Gonzalo Belay) y 37

Velocidad: 11 de Junio de 1966 (Leopoldo Vega), pg. 20; 11 de Octubre de 1975, pg. 29; 18 de Octubre de 1975, pg. 3

Criterium: Octubre de 1975 (Ángel-Luis Martínez Alcaraz), pg. 5

Fórmula: Octubre de 1975

Alberto Mallo: Monstruos, pg. 295

Aitor Gorrotxategi

Arturo Andrés (en http://blogs.km77.com/arturoandres/442/personajes-de-antano-polo-villamil/)

 

 

No Mirando a Nuestro Daño

(Todos los Pilotos Muertos)