INICIO BIOGRAFÍAS PUBLICADASABREVIATURASBIBLIOGRAFÍAENLACESCONTACTO

 

  

 

 

RICARDO ANTOLÍN BAIGORRI EL HILO DE PLATA

 

 

 

310109

 

amigos,

 

   dentro de unos días se cumplirá el primer aniversario de la muerte de Ricardo Antolín. Una desaparición que no despertó demasiado eco a pesar de que Antolín, aparte de sus cualidades humanas, había sido campeón de España de copilotos de rallies.

 

hastaluego

 

 

 

Ricardo  ANTOLÍN  BAIGORRI   (1948 – 2008)   España     230908 actualizado 140316

 

dedicado a Boni,

que ha hecho posible este homenaje

 

 

"Antes de que se corte

el hilo de plata

y se quiebre

el cuenco de oro."

 

(Eclesiastés, 12-6)

 

 

   Copiloto de rallies que se coronó campeón de España en 1973. La afición al automovilismo y a la conducción deportiva no abandonó a Ricardo Antolín en ningún momento. Sin embargo, en competición prefirió reservarse el papel de copiloto-navegante.

 

   Un papel incómodo, sacrificado, de mucha responsabilidad y de escaso reconocimiento. Para un buen piloto no hay nada más penoso que ser conducido por otro piloto, en el que hay que confiar ciegamente. En los rallies, la parte correspondiente a la regularidad se encuentra casi enteramente a cargo del copiloto, mientras que en los tramos especiales de velocidad, si bien la habilidad del piloto cobra más importancia, su éxito depende de la información que le suministra el copiloto, que debe ser oportuna, veraz e inspirar confianza. La veracidad se trasluce a través de las notas informativas que el propio copiloto ha tomado en ensayos privados, y la responsabilidad de no cometer un error al leerlas es vital (mientras debe seguir ojeando el camino para confirmarlas). Sin olvidar que necesita haberse estudiado el reglamento de la prueba así como su desarrollo y recorrido, utilizar correctamente los cronógrafos y hacer los cálculos precisos para no penalizar en los controles horarios, o no equivocarse de carretera..., entre otras cosas.

 

   Ha habido pilotos de rallies, como Juha Kankkunen o Jorge Recalde, cuya idiosincrasia les movía a no fiarse de las indicaciones del copiloto, con lo que su conducción era "a vista", sin por ello dejar de ser muy rápidos. Otros, sin embargo, necesitan recibir abundante información, por lo que su cerebro debe trabajar a altas revoluciones para captarla, asimilarla, procesarla, contrastarla con su propia visión y decidir acatarla. Es el caso de Carlos Sáinz, que precisaba el torrente de datos que le suministraba el copiloto de turno; singularmente, el impagable Luis Moya.

 

 

Ejemplo de notas e indicaciones ideadas por el copiloto en colaboración con su piloto para los tramos especiales de velocidad de un rally, utilizando un código particular. En este caso se refieren al II Criterium de Rioja 1972, prueba que ANTOLÍN disputó con José Pavón, clasificándose 2º –aunque estas notas, cuyo autor era Víctor Monasterio, no fueron leídas por Ricardo sino por Javier Ispizua (1944-2009)–

 

   Lo peor de ese trabajo es que la gloria, cuando llega, suele ser para el piloto, que resulta mucho más conocido y aplaudido que el copiloto. Los corredores reconocen y aprecian la labor de este último, pero la masa de aficionados sólo recuerda al copiloto cuando quiere hacerle responsable del bajo rendimiento de su piloto favorito. Como dijo el propio Ricardo Antolín,  "el trabajo del copiloto únicamente se destaca cuando falla."

 

   Ricardo Antolín Baigorri nació en Santiago de Compostela (La Coruña) el 27 de Febrero de 1948, pero su familia se desplazó a Madrid en 1959, y allí residía cuando un compañero del Instituto Ramiro de Maeztu, Fernando González Albertos, le contagió la afición al automovilismo. Ellos dos, más Manuel López Camacho, Javier Lafuente y Jaime Sornosa, fundaron el "Rally Club", escudería bajo la cual todos ellos competirían con mayor o menor intensidad; en rallies, principalmente.

 

   Antolín comenzó como copiloto de González Albertos, José García Sicilia, Manolo Fuertes y Jaime Sornosa, y ya en 1968 era un apreciado copiloto semiprofesional. Lo fue de León de Cos sobre un Renault 10 nº 40 con el que se clasificaron en 11ª posición scratch en el maratoniano I Rallye Internacional Camino de la Plata/VIII Trofeo RACE, disputado del 18 al 21 de Julio de 1968.

 

En esta agotadora prueba que ganaron los Lancia Fulvia HF oficiales de Sandro Munari/David Stone, Alcide Paganelli/F. Mancini y Jorge de Bagration/J.-I. Fanjul, León DeCos/Ricardo ANTOLÍN clasificaron 11º scratch su modesto Renault 10 1.108 cm3 nº 40

(de http://www.todocoleccion.net/catalogos-coches-motos/i-rallye-internacional-camino-plata-julio-1968-viii-trofeo-r-c-e~x26282631, vía Nacho Fernández-Villanueva)

 

   En 1969 compitió gritando las notas a Sornosa  ("Correcaminos"),  Bernard Tramont y  "Gregorio"  (Lucas Sáinz). Gregorio/Antolín lograron la victoria scratch y al índice en el I Rallye Nocturno Gibralfaro con un Renault 8 Gordini 1.300 grupo 1, ante J. Messía/Isabel M. (BMW 1.600 TI), J. Jouneaux/R. Montalvano (Alpine A110-Renault 1.300 ex Tramont), S. Maldonado/J.-E. Maldonado (Renault 8-Gordini 1.300 grupo 2) y R. Muñoz/J. Segovia (Renault 8 TS, 1º en nacionales).

 

 

En el Rally Costa del Sol 1969, ANTOLÍN era copiloto de  Correcaminos  en este Seat 850 Sport Coupé 903 nº 52 (que sería reproducido a escala para slot racing),

pero el XVII Rallye del RACE 1969 lo disputó Ricardo con el piloto oficial de FASA-Renault Bernard Tramont en un Alpine A110

(archivo Jaime Sornosa y de www.automodelismoslot.es)

 

También con Tramont y el Alpine A110-Renault 1.440 nº 4, ANTOLÍN obtuvo otra victoria en el Rallye Torre del Oro 1969, ante José Lampreia (BMW 2002 TI Alpina) y Gerardo VanDulken (Renault Gordini de Renault Málaga). El copiloto no acompaña al piloto en la prueba de slalom, por lo que no se ve a ANTOLÍN en la foto.

Fue Tramont quien terminó redondeando la formación de Ricardo. Según conoce uno de sus amigos íntimos, Bernard Tramont (1938-1994) fue el mentor del joven Ricardo ANTOLÍN en los rallies y en la vida

(foto de P. R., en "Velocidad")

 

   En 1970 Antolín siguió en FASA-Renault, donde, en aquella temporada truncada por el servicio militar, fue copiloto de Gerardo VanDulken y de Tramont, con quien continuó el año siguiente, aunque también logró resultados con Marc Etchebers y José Pavón.

 

 

 

 

En el Rallye de España 1970, Gerardo VanDulken (1945-2003) fue secundado por Ricardo ANTOLÍN en el Renault 8 TS nº 28. Hicieron un rally sensacional, terminando en el 9º puesto scratch y en el 1º de los R8 TS, al superar en esta categoría a Rasilla/Javal,  Villacieros/Poto,  Rosende/Al Domo,  Benlloch/Garrido,  Alcor/Molero, Cerveto/Vidal y Andrés/Elorriaga; con lo que VanDulken se coronaba campeón de la II Copa Renault 8 TS.

Por su parte, también  Correcaminos/Cortés (cuarta foto) marchaban muy bien colocados en esta categoría, pero tuvieron que retirarse al romper una bieleta del mando del embrague de su Renault 8 TS en la Subida a Navafría

(fotos de L. G. Canomanuel, en "Autopista", archivo www.forocompeticion.com

 y Chaves o Torcuato en "El Automóvil")

 

   Como copiloto de Bernard Tramont en los Alpine A110-Renault 1.600S de grupo 6 que inscribía FASA-Renault en 1971 aunque no estuvieran fabricados en España, Ricardo fue 1º en el XII Rallye Internacional Vasco-Navarro, 2º en los III 500 Kilómetros Nocturnos Bujías Bosch, 3º en el V Rallye Internacional Orense y 5º en el XIII Rallye Internacional 2.000 Virajes. El III Rallye Internacional del Sherry lo disputaron Tramont/Antolín con un Renault 8 Gordini, clasificándose 6os scratch y 2os en grupo 1. Al final de la temporada 1971, Bernard Tramont era 5º en el campeonato nacional de rallies. En Diciembre, Antolín acompañó a  Rizos  Muñoz en un Simca Rally con el que ganaron su clase en el III Trofeo Shalymar.

 

Tramont/ANTOLÍN disputan en la noche del 1 al 2 de Mayo de 1971 el VIII Criterium Luis de Baviera , en el que no tuvieron suerte. Además de un pinchazo siempre inoportuno, la anulación del tramo de Navafría y la neutralización de otros tramos con hielo quitaron toda oportunidad de victoria a su Alpine A110-Renault 1.600 grupo 6 FIA, que se clasificó 4º, tras los Porsche 911 grupo 6 de Ruiz-Giménez/Bueno, Lencina/Vallejo y Reverter/Rodríguez

(Eloy Chaves en "El Automóvil")

 

A final de temporada, en el III Trofeo Shalymar 1971 Ricardo  Rizos  Muñoz realizó una magnífica carrera con el Simca Rallye nº 12 prestado y ANTOLÍN de copiloto; fueron 3os scratch y 1os en el Desafío Simca

(de “Autopista”)

 

ANTOLÍN en 1971, con Lucas Sáinz, Tramont ante una persona no identificada y Juan-Carlos Oñoro.

El año anterior, Tramont había decidido la retirada después de un accidente en el que murió el copiloto Jaime Segovia. En palabras del propio Tramont, fue sólo  "debido más a la constancia, al empuje de Ricardo Antolín (¡qué gran copiloto!) que a mi propia voluntad, que accedí a hacer la última temporada en 1971."

(entrevista Manuel Vega/Bernard Tramont en "Auto Hebdo Sport", foto archivo Tramont en "Auto Hebdo Sport")

 

   Para 1972 se instituye por la FEA el I Campeonato de España de Copilotos de Rallies. A pesar de su vinculación con FASA-Renault, Antolín no estaba fichado en firme por ningún equipo oficial, pero su reputación como copiloto era notoria y ningún primer piloto rehusaría correr con él en el asiento de la derecha. La ambición deportiva de Ricardo le impulsa entonces a intentar lograr este primer título, pero ello le obligará a cambiar de asiento varias veces a lo largo de la temporada, como él mismo explicará en un artículo escrito para el semanario "Autopista" y publicado el 13 de Enero de 1973.

 

ANTOLÍN relató para "Autopista" los avatares de su temporada 1972, tan azarosa que incluyó una ruptura, una reconciliación y un definitivo alejamiento del equipo FASA, y cuyos resultados pueden resumirse así:

4º en el VI Rallye Internacional Firestone (con José Pavón y un Alpine A110-Renault 1.440 de grupo 5), 2º en el III Rallye de Las Cavas (con Marc Etchebers y su BMW 2002 TI de grupo 1), 2º en el IV Rallye 500 Km Nocturnos Bujías Bosch (Pavón y un Renault 8 TS de grupo 5), 2º en el II Criterium de Rioja (Pavón y A110 grupo 5), 7º en el VI Rallye Internacional Bosch (Pavón y A110 grupo 5), 3º en el XX Rallye de España (Pavón y A110 grupo 5) y 1º en el IX Rallye Automovilista Internacional Costa del Sol (con Jorge Bäbler y un Seat 124 1.600 de grupo 5)

 

   Aparte de dos frustradas participaciones con los pilotos Eladio Doncel y Ricardo  Rizos  Muñoz, nuestro hombre corrió con José Pavón, Marc Etchebers y Jorge Bäbler, logrando los notables resultados que ya conocemos. Pero, al sumar 110 puntos, sólo pudo ser 3º en el campeonato 1972, tras Daniel Ferrater (copiloto de Salvador Cañellas y de Eladio Doncel, 183,6 puntos) y de José Adell (primero copiloto oficial de FASA-Renault con José Pavón, y luego de Seat con Salvador Cañellas y con Jorge Bäbler, 127 puntos). Antolín quedaba por delante de Víctor Sabater (copiloto de Manuel Juncosa, 69,6 puntos) y de Ignacio Lewin (copiloto de José Pavón, Lucas Sáinz y otros, 68 puntos). Los demás rivales superados serían Antonio G. Mantecón (copiloto de Eladio Doncel), Jaime R. Guerrero (de Julio Gargallo), Federico Van der Hoeven (de Salvador Cañellas), Antonio Reverter (de Estanislao Reverter), Juan-Carlos Oñoro (de Juan García de la Rasilla) y muchos más; tantos como setecientos.

 

 

La avería del alternador del Alpine A110-Renault 1.600S nº 8 de Pavón/ANTOLÍN en el Rallye de España 1972 les costó una penalización y ceder la 2ª plaza a sus rivales Juncosa/Sabater

(fotos de Boutellier, Chaves o Medina, en "Autopista")

 

   Este tercer puesto en el campeonato nacional de copilotos constituye la frustración de sus aspiraciones, pero en el último rally ha encontrado Ricardo al piloto ideal, Jorge Bäbler, y la asociación con este virtuoso del volante dará mejores frutos la temporada siguiente, 1973, en la que ambos se coronarán campeones nacionales de pilotos y copilotos de rallies.

 

 

Bäbler/ANTOLÍN vencieron incontestablemente en el IX Rallye Automovilista Internacional Costa del Sol 1972 con el Seat 124 grupo 5 nº 9 privado de Jorge, hazaña que les valió para ser pilotos oficiales de Seat en 1973

(fotos de Canomanuel y Villacieros, en "Autopista")

 

 

El equipo oficial Seat para 1973: Cañellas, Ferrater, ANTOLÍN y Bäbler

(de "Autopísta")

 

 

 

 

 

La temporada 1973 de Bäbler/ANTOLíN con los Seat 124 1.800 prototipo fue sensacional. Aquí los vemos, sucesivamente, en el Rallye 500 Kilómetros Nocturnos Bosch-Alicante, el Criterium Luis de Baviera/I Rallye de la Asociación de Pilotos y en el III Criterium de Rioja.

En esta última prueba, Bäbler salía lesionado en un pie, por lo que en la foto se le ve ocupando el asiento habitual de ANTOLÍN, quien se hizo cargo del auto en algunos tramos de enlace. Pero ello no les impediría lograr la 5ª victoria de la temporada.

Con el dorsal nº 9 sobre la portezuela del Seat, en la última foto están disputando un tramo nocturno del Rallye Costa Brava

(fotos de Domenech, Canomanuel, Medina y Forcano, en "Autopista")

 

Una victoria de gran mérito fue la que Bäbler/ANTOLÍN consiguieron en el XIV Rally Internacional Vasco-Navarro 1973 (o Rally del Cincuentenario), a finales de Febrero.

Disputado en medio de un interminable temporal, Bäbler mostró su maestría al volante del Seat 124 1.600 grupo 5 oficial, distanciando desde el principio al auto gemelo de Cañellas y a los demás Porsche y Alpine. Pero al averiarse el limpiaparabrisas después de la segunda pasada por Opacua, esa ventaja se veía comprometida.

Sin embargo, lo que habría supuesto el abandono para muchos pareció no afectar a Jorge ni a Ricardo, puesto que no bajaron el ritmo en los ocho tramos cronometrados restantes. Nada impidió a Bäbler (con su vista de halcón) seguir aumentando la ventaja sobre los demás; pero tanto o más mérito tenía el copiloto en estas circunstancias de conducción sin visibilidad

 (foto de Canomanuel o Villacieros, en "Autopista")

 

 

La racha victoriosa con los Seat oficiales y su amigo Jorge no impediría a Ricardo encontrar huecos en el calendario de pruebas puntuables para el campeonato y disputar en Julio el Rallye Covatra con otro buen amigo y un Chrysler Simca 1.000 nº 9. El resultado fue una nueva victoria para  Rizos  Muñoz/ANTOLÍN, pareja que también se clasificó en 3ª posición en el Rallye de la Vendimia de Badajoz a principios de Septiembre con el Simca Rallye grupo 2 fórmula nacional

(fotos de Miguel Cuadrado y Canomanuel, en "Autopista")

 

Un broche de oro de la temporada y otro de sus más meritorios éxitos: el obtenido en el XXI Rallye de España 1973

(foto de Canomanuel o Medina, en "Autopista")

 

   Con 166,4 puntos, Ricardo Antolín había logrado su objetivo al hacerse con el título del II Campeonato de Copilotos de Rallies 1973, ante Daniel Ferrater (69 puntos) y Antonio Reverter (61,6 puntos). Pero, a final de temporada, Jorge Bäbler anunciará una inesperada retirada. Con el título asegurado, el director deportivo de Seat ha excluído a Bäbler del Rallye de Cataluña para dar una oportunidad de victoria a Salvador Cañellas, que ha tenido muy mala suerte durante la temporada, y coloca entonces a Antolín en el Seat de Antonio Zanini. Cañellas/Ferrater ganarán el rally (ante Fernández/Van der Hoeven y Etchebers/Marie-Christine), pero Zanini/Antolín se habían retirado con la caja de cambios bloqueada, justo después del tramo de Las Mayolas.

 

Ricardo ANTOLÍN con Antonio Zanini en 1973

(archivo Voni)

 

   Bäbler/Antolín volverían a correr juntos por última vez en el último rally puntuable de la temporada, el Costa del Sol, aunque la ventaja lograda por Jorge con sus 524,4 puntos era inalcanzable y, con los títulos conseguidos, no les hacía falta participar. La pareja vuelve a hacer las delicias de los aficionados (1ª en Gergal, 2ª en Alhama), pero Jorge, con la retirada ya decidida y anunciada, quizá se relajó un poco y, en un descuido, se tiró por un terraplén de 50 metros en el tercer tramo, Adra/Berja. Aunque el coche no se daña, sus pilotos no pueden subirlo a la carretera y es el abandono.

 

ANTOLÍN/Bäbler, una entente inmejorable en 1973

(de "Fórmula")

 

   Después de conseguido su deseo, Ricardo Antolín pareció perder interés, fenómeno que se ha visto en varios casos (recordemos a James Hunt, Emilio Alzamora, Álex Crivillé, Jacques Villeneuve, Kimi Raikkonen y varios otros campeones); desmotivación a la que debió contribuir la decisión de Jorge.

 

Rivales en las cronometradas pero amigos en las neutralizaciones, aquí vemos a copilotos, pilotos y algún pariente en 1973: Manu  (la Chica Eléctrica), Juan-Manuel Blanco, José  Pepe  Adell, que tapa a Hans  Papi  Bäbler, Daniel Ferrater, Ricardo ANTOLÍN y Ricardo  Rizos  Muñoz

(de "Autopista")

 

   El caso es que en la temporada 1974 apenas veremos a Antolín en rallies. En el internacional Costa Brava de Febrero se presenta con su amigo Daniel Ferrater (el habitual copiloto de Salvador Cañellas la temporada anterior) y un Seat 127 nº 92 de grupo 1. Es un auto con el que no se puede optar a la victoria (los vencedores serían Claude Haldi/Federico Van der Hoeven con un Porsche Carrera nº 2), pero Ferrater/Antolin sólo pretendían divertirse, sin duda. Aún así, corrieron como si les persiguieran los acreedores, confirmando que los copilotos son, a menudo, excelentes pilotos. Se clasificaron en el puesto 17º scratch, aunque habrían podido ganar aún algunas plazas de no haber sufrido un pinchazo en el último tramo de tierra, en el que perdieron 3 minutos.

 

 

En el rally Costa Brava 1974, ANTOLÍN (izquierda en la primera foto) y Ferrater (derecha) llevaban muy airosamente este Seat 127 nº 92 de serie

(fotos de Ricardo Muñoz y Javer Forcano, en "Autopista")

 

   Unas semanas después, Ricardo acompaña a Rizos Muñoz, piloto oficial de Chrysler al mismo tiempo que periodista del motor, en el XV Rallye Fallas con un Simca 1.000S de grupo 2, clasificándose en el puesto 5º scratch y 1º de grupo y clase. Pero a mediados de Abril no lograrán terminar el VIII Rallye Firestone, aquel en el que Walter Röhrl (con Berger y un Opel Ascona 1.900 RS de grupo 2) realizó una exhibición de virtuosismo que dejó pasmada a la afición local y de la que los más viejos del lugar aún se hacen lenguas.

 

 

 

 

El Chrysler Simca 1.000S grupo 2 nº 12 parece averiado, pero se trata de una operación de mantenimiento porque Muñoz/ANTOLÍN fueron 5os en la general y 1os de grupo y clase en el Rallye Fallas 1974.

En cambio, el siguiente Rallye Firestone no pudieron terminarlo con el Simca 1.000 nº 19 de la segunda foto.

Fue esta la prueba que reveló a uno de los más grandes rallymen del momento, Walter Röhrl, a quien vemos tomando la salida del VIII Rallye Firestone con el Opel Ascona 1.900 RS de culata crossflow y 200 HP, llevando a Berger de navegante

(fotos V. Domenech, Bishop, Cuadrado y Tiziano Biasioli, en "Autopista")

 

   El final de la temporada 1974 ha visto a Ricardo ceder el trono de campeón nacional de copilotos de rallies a Eduardo Martínez Adam, copiloto de Antonio Zanini, con 139,6 puntos, seguido de Ricardo Comyn (copiloto de Juan-Carlos Pradera, 132,2 puntos), Antonio Reverter (de Estanislao Reverter, 79,8 puntos), Ignacio Lewin (de Julio Gargallo, 78 puntos) y Daniel Ferrater (de Salvador Cañellas, 76 puntos).

 

   A partir de entonces, la actividad de nuestro copiloto tiende a cero. Y aunque había recibido una oferta del director deportivo de Seat, José-Juan Pérez de Vargas, para ser copiloto de Antonio Zanini, Ricardo terminará por abandonar la competición al serle ofrecido un trabajo "más serio" en la construcción, para el que debía trasladarse a Pamplona.

 

   Una característica de Ricardo Antolín era que necesitaba gafas correctoras de la visión, lo cual complicaba el cambio de enfoque al visar la ruta o las notas, con la particularidad de que prefería utilizar lentes ahumados incluso de noche. Superar una deficiencia física hasta igualar las prestaciones de los superdotados es otro mérito a anotar en su haber.

 

 

 

 

 

 

 

 

Ricardo ANTOLÍN era un copiloto con gafas (al que vemos con VanDulken, Tramont, Pavón, Muñoz y Bäbler en las fotos), pero también fue el primero en España que utilizó la electrónica para la intercomunicación entre copiloto-piloto. Diseñó y construyó unos interfonos adaptados a los cascos y alimentados con pilas, empleando para ello altavoces y micrófonos de teléfonos convencionales.

Cuando el invento se difundió, los rivales recurrían a él para que les arreglara los interfonos o les suministrara pilas de recambio, como recuerda José-María Cernuda, otro buen amigo de Ricardo ANTOLÍN. El artilugio lo siguió utilizando en 1970 Tramont con Jaime Segovia, el copiloto que sustituyó a ANTOLÍN mientras este hacía el servicio militar

(de “Autopista” y Eloy Chaves e Isidro en "El Automóvil")

 

Cuando, hacia 1985, Jorge Bäbler (1947-1990) decidió volver a competir en raids africanos, quiso contar con la colaboración de Ricardo ANTOLÍN, pero éste se encontraba sin tiempo libre a causa de sus obligaciones profesionales y rehusó. Más tarde confesaría a sus íntimos que se arrepentía de aquella negativa.

Posteriormente participó en algún rally para vehículos históricos.

En la foto, Bäbler y su Nissan Patrol Diesel con el que debía haber zarandeado a ANTOLÍN

(de forocoches.com, vía Karino)

 

   De carácter tímido y modesto, pero voluntarioso y de marcada personalidad, Ricardo se distinguía por su irónico sentido del humor, con el que se encargaba de poner motes a cualquier personaje de aquella farándula, no reprimiéndose, con la audacia típica de los tímidos, ni ante los directores de los equipos que le habían contratado. Así,  "Gordo Peloto"  fue el apodo dedicado a Fernando Villaamil (de FASA-Renault), y  "Don Alfonso",  el del propio José-Juan Pérez de Vargas (de Seat). Él, a su vez, era conocido como  "Richard"  por sus amigos. Y a uno de sus pilotos, Lucas Sainz Amorós, que originalmente había utilizado el seudónimo de  “Gregorio”,  le llamaba  "El Púas".  Pues Lucas Sainz era un hombre-orquesta, que se desempeñaba como guitarrista, compositor y arreglista del conjunto musical "Los Pekenikes", además de ser campeón de España de rallies 1971 e ingeniero de caminos.

 

 

 

El polifacético Lucas Sainz, con su guitarra junto a Juan-Carlos Oñoro, y con el Renault 8 Gordini en 1971.

En la última foto,  Richard  "El Púas"  el mismo año, en el que Sainz se coronaría campeón de España

(de “Autopista” y archivo "Auto Hebdo Sport")

 

   En la anteúltima fase de su vida, Ricardo Antolín realizaría una labor como cooperante voluntario en ayuda de los desfavorecidos; desempeño que desarrolló durante meses en CentroAmérica (principalmente, en Guatemala). Lo cual también apunta algo sobre su carácter y su personalidad.

 

   Pero, sobre todo, se distinguía “Richard” por la fidelidad a las antiguas amistades tanto como por su amable y compasivo trato con los animales, otros dos datos que revelan el humanismo superior de quien se encuentra cada vez más lejos del hombre de las cavernas. Los Bäbler,  Rizos  Muñoz,  Correcaminos,  Cernuda..., todos ellos pudieron seguir contando con su amistad. Hasta que, en la noche del sábado 16 al domingo 17 de Febrero de 2008, su auto cayó al fondo de un barranco en las proximidades de Madrid. Antolín viajaba solo, el barranco tenía una profundidad de un centenar de metros y su cadáver no fue rescatado hasta un día después.

 

Ricardo ANTOLÍN en su madurez, con uno de sus amigos peludos

(archivo Boni)

 

(de www.abc.es/esquelas, via Karino)

 

   Al cumplirse un año de este trágico suceso, sus amigos de toda la vida se reunirán en Madrid para rendirle un homenaje en el que evocar su recuerdo

 

 

Ricardo con una amiga y las mascotas de ambos en la playa de Caldetas (Barcelona) en 2005.

Luego lo vemos departiendo en 2007 con  Correcaminos,  su compañero de fatigas y emociones cuarenta años antes

(archivos Boni y Jaime Sornosa)

 

 

 

 

Ricardo ANTOLÍN BAIGORRI (19482008)

en 1973 y en 2007

(de "Autopista" y archivo Jaime Sornosa)

 

 

www.abc.es/esquelas

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/2008/02/21/062.html

Yvonne de la Iglesia Bebié (180908)

Jaime Sornosa (230908, 250109, 260109)

José-María Cernuda (140109)

http://slotandalucia.mforos.com/782968/6749739-en-memoria-de-ricardo-antolin-baigorri/

Yago Díaz Antolín (60209)

 

 

No Mirando a Nuestro Daño

(Todos los Pilotos Muertos)